Vulva, los órganos genitales externos de la mujer

La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos de la mujer, así forma parte del aparato reproductor femenino. La vulva y la vagina, —dos estructuras anatómicas diferentes que no deben confundirse—, son los órganos de la copulación.

En las mujeres, la vulva consta de:

  • el vestíbulo, en cuyo fondo se abren la uretra y la vagina;
  • los labios mayores y
  • los labios menores;
  • el pubis o monte de Venus;
  • el clítoris;
  • los bulbos vestibulares (o bulbos vulvares), un par de cuerpos eréctiles anexos;
  • las glándulas de Bartholin o glándulas vestibulares mayores, un par de glándulas anexas.

Labios.-

Los labios mayores son cada uno de los dos labios que cubren a los correspondientes labios menores en los bordes de la hendidura vulvar formando pliegues de la piel de tejido adiposo, cubiertos por vello púbico después de la pubertad. El extremo anterior de cada labio confluye en un pliegue que forma el capuchón del clítoris, al que envuelve. Estos labios se reúnen en un pliegue posterior en forma de letra ‘u’ llamado horquilla. Horquilla, labios mayores y capuchón del clítoris conforman la totalidad de los límites de la superficie de la vulva. Pueden ser grandes o pequeños, cortos o largos y tener diversos tamaños. Todo esto es normal. Pueden ser sexualmente sensibles e hincharse un poco cuando la mujer se excita.

Los labios menores también son sensibles y pueden hincharse durante la excitación sexual. Se localizan dentro de los labios mayores y van de la capucha del clítoris hasta debajo de la vagina rodeando los orificios de la vagina y la uretra. El orificio de la vagina recibe el nombre de introito y la zona con forma de media luna que se encuentra tras ese orificio se conoce como horquilla vulvar. A través de diminutos conductos que están situados junto al introito, las glándulas de Bartholin, cuando son estimuladas, secretan un flujo (moco) que lubrica la vagina durante el coito.

Pueden variar de un color rosado a un café oscuro, según el color de la piel de la mujer. Igual que los pezones, los labios menores pueden cambiar de color cuando la mujer madura. Algunas veces sobresalen entre los labios mayores, y pueden ser arrugados o lisos.

Clítoris

El clítoris está ubicado debajo del punto donde los labios menores se encuentran. La cabeza, o glande, del clítoris puede aparecer más pequeña que un guisante, o ser más grande que la punta de un dedo. Pero solamente la punta del clítoris se puede ver arriba de la vulva, en los pliegues suaves donde los labios se encuentran, bajo la piel de la capucha del clítoris. El resto del cuerpo esponjoso del clítoris, más de 9 cm, se encuentra escondido dentro del cuerpo. Puede tener medidas diversas, y puede también tener distintos grados de sensibilidad. Igual que el pene, el clítoris se pone rígido y se hincha durante la excitación sexual. El fin del clítoris es únicamente proporcionar un importante centro de placer sexual para la mujer. A diferencia del pene o de la vagina, el clítoris no tiene un papel importante en el coito o en la reproducción. El clítoris está allí solamente para hacer que la mujer sienta placer, y es muy sensitivo. Una de las mejores maneras para producir placer en el clítoris es realizar un cunnilingus. Tiene unas 8.000 terminales nerviosas, dos veces más que el pene.

Vagina

Las distintas partes de la vulva

Las distintas partes de la vulva

La vagina es el pasaje que conecta los órganos sexuales externos de la mujer con el útero, cuello y la vía por donde el bebé es conducido fuera del cuerpo de la madre en el parto. Es también donde el flujo menstrual sale del cuerpo y por donde el pene entra durante el coito.

Secreciones y olores

Probablemente ésta es la fuente de mayores preocupaciones acerca de la vulva. Igual que la mayor parte del cuerpo humano, la vulva puede ser problemática. Durante la pubertad, la vagina comienza a producir una secreción que puede ser incolora o blanca. La leucorrea. Esta es la forma en que la vulva se limpia por sí misma pues las secreciones sacan los gérmenes y otras sustancias indeseables. Cuando se está ovulando o se produce la excitación sexual la vagina producen una secreción transparente y lubricante considerada un lubricante natural.

El olor característico de la vulva tiene una aceptación subjetiva para los individuos, hay quienes piensan que es agradable y quienes piensan lo contrario, pero en una mujer saludable, por lo general, el olor natural de su vulva no es desagradable. Si huele realmente mal, como a pescado o a levadura o con algún otro olor fuerte y desagradable, es aconsejable el consejo ginecológico pues una secreción maloliente puede ser señal de que hay una infección vaginal (enfermedad de transmisión sexual) que se deba tratar inmediatamente.

Salud e higiene

En un esfuerzo para eliminar todos los olores y secreciones naturales, muchas mujeres y chicas abusan de duchas y desodorantes femeninos. La vagina se limpia a sí misma, los lavados excesivos pueden alterar el balance de bacterias útiles que se encuentran en la vagina y llegar a que la mujer contraiga vaginitis: inflamación de la vagina.

La salud de la vulva va ligada al modo de vida y conocimiento de cada mujer, el cuidado anímico personal, la alimentación sana, el ejercicio y la limpieza periódica con un jabón específico, muy suave, y abundante agua, aplicado con la mano siempre del frente hacia atrás.

Referencia

  • KAUFMAN, Raymond H.: Enfermedades Benignas de la Vulva y la Vagina, Elsevier, 1996. ISBN 84-8174-118-3.

Deja un comentario