Alimentación y Sexualidad

En épocas actuales la vida de hombres y mujeres es duramente castigada por el estrés, las responsabilidades constantes, las demandas laborales y hogareñas, la dificultad de mantener una alimentación sana y el sedentarismo o falta de ejercicio. Todo esto tiene efectos adversos en la salud y también en la sexualidad, quedando ésta relegada al final de la lista de prioridades. Sin embargo, así como tratamos de controlar el peso o el colesterol, también debemos ocuparnos de nuestra salud sexual. Llevar una vida sana, una alimentación completa y equilibrada y realizar actividad física son los tres pilares que fortalecen la vida sexual.

LA ALIMENTACIÓN QUE ESTIMULA EL DESEO

La nutrición humana está directamente implicada en la generación de deseo sexual ya que provee al organismo los nutrientes necesarios para que física y mentalmente esté apto para el encuentro sexual. ¿De qué manera cumple esa función? Los alimentos se encargan de:

  • Reponer la cantidad de energía perdida.
  • Fabrican y estabilizan los niveles de las hormonas sexuales.
  • Disminuyen el estrés y la depresión, enemigos declarados que alteran los niveles de dichas hormonas disminuyendo la libido o deseo sexual.

Las hormonas sexuales son las sustancias que fabrican y segregan las glándulas sexuales, es decir, los ovarios en la mujer y los testículos en el varón. El ovario produce hormonas sexuales femeninas, es decir, estrógenos y progesterona. Los testículos producen hormonas sexuales masculinas o andrógenos la testosterona).

Deja un comentario