Anorgasmia femenina

Anorgasmia NO es Frigidez, es Ausencia de Orgasmo.

No es frigidez, es ausencia de orgasmo. Para hablar de anorgasmia esta falta tiene que ser recurrente, persistir en el tiempo sin modificaciones.

Valeria, 31 años: “comencé las relaciones sexuales con mi marido (en ese momento novio) a los 18, había mucha piel y me excitaba bastante, al no poder alcanzar el orgasmo después de un tiempo lo empecé a fingir. Pensaba que yo misma lo iba a solucionar. Ahora a 5 años de casada y con una hija ya ni siento deseos.”

Esta es la bola de nieve de la que hablamos siempre. Es bastante común que en las primeras relaciones la mujer no tenga orgasmo. El camino del planteo y ver cómo en conjunto se encuentra el placer compartido se ve trabado. Son múltiples las causas, y tiene que ver con mitos sociales, con particularidades de cada uno y con el estilo de relación de la pareja.
Y pasado el tiempo, la sexualidad, en vez de ser placentera es penosa: no gozar, fingir, quedar mal, etc., por lo que se inhibe también el deseo sexual. Será cuestión de ver, si no se puede sola -con ayuda profesional- cómo se cambia a fin de que ambos de la pareja puedan resolver esta problemática que tiene que ver con los dos y son los dos partícipes de haber llegado hasta esta situación.

La falta de orgasmo en la mujer se la suele tomar como frigidez y con una calificación peyorativa de gran dimensión.DSI

Anorgasmia primaria: nunca se ha sentido la sensación orgásmica, no ha habido orgasmo hasta el momento.

Anorgasmia secundaria: se deja de tener orgasmo en un momento y esto persiste en el tiempo. Se tuvo el placer orgásmico por cualquiera de los medios existentes y se ha dejado de tenerlo.

No coincidimos con las demás definiciones de anorgasmia, como circunstanciales, absolutas, relativas.
Cuando se deja de tener orgasmo tiene que ver con múltiples factores que son privativos de cada persona y cada pareja. Este problema solo puede resolverse de fondo con cambios integradores. No es adecuado seguir poniéndole más clasificaciones a la anorgasmia secundaria ya que estas etiquetan de forma parcializadora poniéndole escollos al cambio.

Si bien el gran porcentaje es de origen psíquico, hay que descartar cualquier origen orgánico, ginecológicos, endocrinológicos, etc..

Cuando hablamos de origen psíquico nos referimos a los personales y de pareja, siempre se conjugan ambos.
Causantes familiares y de orden hogareño también se acoplan a la pareja en esta insatisfacción sexual.

Como toda problemática psíquica es multicausal. No podemos asignarle una sola causa, la linealidad no es una característica de lo psicológico, y sus causas están entrecruzadas.

Es posible el reacomodamiento y la solución sin acudir a consulta. Claro que esto depende de los recursos con que cuente la persona y la pareja. Enfrentar el problema y no “escabullir al bulto” es primordial.

Cada relación es continuada con culpas y descalificaciones, hacia ella que es una fría o hacia él que no sabe hacerla feliz. Estos sentimientos pueden ser dichos o no, pero están y van agravando el cuadro.
Se buscan “soluciones” como fingir el orgasmo, este hacer “como si” de ambas partes (él tiene registro aunque sea inconsciente) es lo que torna un problema, que puede ser pasajero, en crónico.
Los miedos de él de que ella busque en otra parte comienzan como una simple fantasía y llegan a ser ideas atormentadoras.
Estas posiciones hacen que la pareja se vuelque a estériles y desgastadoras peleas para resolver o bien ignore la cuestión atiborrándose de actividades ajenas mientras el problema se hace cada vez más severo.

El tomar esta disfunción como una cuestión de la pareja, evita que uno solo cargue con la responsabilidad y posibilita así que esto se dialogue para encontrar las soluciones en conjunto.
Se ve como se cambia el sentimiento de culpas a responsabilidad, esto es lo adecuado, y ambos son los responsables, se complementan con las dificultades de cada uno, dificultades que se generaron en toda la historia personal. Un dato importante es que muchísimas veces la anorgasmia femenina está complementada con la eyaculación precoz y ninguno de los dos se da cuenta.

Poder entender cualquier problema sexual como habitual en una sociedad que la limita, desechar que el problema pasa por que el otro/a no atrae posibilita que se dialogue para encontrar las soluciones en conjunto.

[contact-form][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Correo electrónico’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]

Deja un comentario