Anticonceptivos en la Antigüedad.

PRIMERAS MENCIONES

Todas las culturas antiguas utilizaron diversos tipos de anticonceptivos para controlar la fertilidad de las mujeres. Aristóteles ya cayó en la cuenta de que los pueblos que no controlaban su población, es decir, la natalidad, estaban condenados a la pobreza. El exceso de población llevaba a la ruina
de un país.
La mención más remota que se conoce del empleo de los anticonceptivos se lee en un papiro egipcio, fechado entre los años 1900-1100 a.C.
Como contraconceptivos se mencionan en ella cola de acacia, la miel o las deyecciones de los cocodrilos. También se usaban en Egipto los tapones vaginales con sustancias ácidas, cuya finalidad era matar el esperma o impedir que penetrase en el útero.
Entre los griegos fue el filósofo Aristóteles (384-322 a.C.) quien prestó especial atención al uso de los anticonceptivos en su obra Historia de los animales (7, 3, 583a). Según este autor, el método anticonceptivo se empleaba para impedir que el esperma penetrase en el cuello del útero. Se conocen varios procedimientos que endurecían las paredes del útero, mediante el aceite de cedro, el ungüento de Saturno, o una pomada a partir de aceite de oliva o de incienso. El médico griego Hipócrates, nacido en 460 a.C., ya sabía que el momento más fértil de la mujer es después de la menstruación (Las enfermedades de las mujeres, 1,38).

Extracto de “Los anticonceptivos en la Antigüedad Clásica”

 

Deja un comentario