Pareja y su papel en la disfunción eréctil

En Pareja … Mantén relaciones sexuales satisfactorias

La existencia de disfunciones sexuales en uno de los miembros de la pareja impacta negativamente en la calidad de vida de ambos componentes.

Cuando aparecen los problemas de erección y la falta de deseo en el hombre, la pareja suele ser la primera en percatarse. Sin embargo, pocos hombres se atreven a tratar el tema abiertamente, debido al temor, la culpabilidad y el estrés que les produce «fallar» durante la relación sexual, y adoptan una falsa postura de desinterés hacia la sexualidad, lo que genera diferencias y, con frecuencia, el deterioro de la relación.

Y es justamente en ese momento cuando la pareja debe actuar para propiciar el abordaje del problema con naturalidad, a través de una comunicación fluida. En un estudio reciente , en el que participaron 512 hombres que habían experimentado en algún momento problemas de erección, sólo un 20% de ellos buscó solución. Además, el hombre tarda una media de 1,7 años en consultar con el médico y/o Sexólogo sobre sus dificultades de erección. Uno de cada 3 hombres que acudieron al Sexólogo y/o médico lo hicieron motivados por su parejas, lo cual revela el papel decisivo de ésta en la visita al sexólogo y/o médico y, por ende, en el diagnóstico y tratamiento oportuno de los problemas de erección y déficit de testosterona del hombre.

La disfunción eréctil en varones mayores de 50 años, suele asociarse irrefutablemente a la edad, cuando en realidad puede ser una señal de que hay otros aspectos en la salud general masculina que no están funcionando como deberían.

La pareja no solo debe fomentar la búsqueda de asistencia psicológica, sexológica y/o médica en estos casos: es fundamental hacerle comprender al hombre que las disfunciones sexuales muchas veces pueden ser motivadas por otros problemas de salud que deben ser tratados a tiempo, especialmente aquellos relacionados con la salud cardiovascular.

De igual manera, se estima que alrededor de la mitad de los hombres que experimentan problemas sexuales interrumpen la medicación , de allí que el apoyo de la pareja sea determinante en la adherencia(cumplimento) al tratamiento.

Como pareja, qué señales deben dar la alarma:

  • Cambios en la actividad sexual regular. Si la incapacidad para mantener una erección ha dejado de ser un hecho puntual o si notas que hay menor deseo sexual o incluso dificultad para alcanzar el orgasmo.
  • Perturbación del estado de ánimo. Estar irritable, ansioso o deprimido de manera habitual puede ser una reacción inconsciente para evadir el problema real.
  • Otros problemas de salud. La obesidad y la diabetes, la pérdida de vitalidad y hasta la falta de concentración pueden estar relacionados con disfunciones sexuales.

¿Cómo ayudar a tu pareja si padece de Disfunción eréctil?

Además de invitar a tu pareja a conversar sobre este tema, evitando los juicios negativos, es importante que le sugieras la búsqueda de información fiable sobre salud sexual, pues aceptar que su disfunción puede estar enmascarando otros problemas de salud podría ser el primer paso para que se anime a consultar a su médico y a preparar esa primera visita.

Dar la talla. Uno de los retos del hombre en lo sexual

El cerebro del hombre durante el sexo.

El cerebro del hombre durante el sexo es un océano de misteriosos cambios que organizan la ejecución, los pensamientos, las emociones y el rendimiento sexual. En otras palabras, lo que comúnmente se conoce como “dar la talla” y que encierra tras de sí un complicado proceso.

En este sentido no es ningún secreto que a los hombres generalmente les preocupa el tamaño o la forma de su miembro. Asimismo cabe destacar que el pene ha ocupado siempre un lugar privilegiado tanto en la mente del hombre con en la mente de la mujer.

No obstante, a pesar de lo que piensan los varones sobre su miembro, el tamaño es lo menos importante en el rendimiento sexual. Otra de las cosas que no suelen saber las mujeres es que los hombres también se sienten cohibidos a la hora de mostrar su cuerpo y sus genitales.

El cerebro durante la verdadera excitación sexual

En contra de lo que se suele pensar, la verdadera excitación masculina no comienza en su pene, sino en su mente a partir de imágenes o pensamientos eróticos. Es decir, que el cerebro del hombre debe enviar de manera consciente información emocional y sexual relevante para que comience la acción.

Esto se consigue gracias a la acción de la testosterona, la cual incrementa el interés sexual y acelera los músculos pertinentes para lograr un alto rendimiento. Así, cuando un hombre se siente predispuesto sexualmente, logra que su córtex visual envíe un mensaje al hipotálamo para que ponga en marcha los motores hormonales de la erección.

Querer «dar la talla» en la cama puede llegar a ser un problema

El miedo al fracaso o dar la talla: uno de los mayores aliados de la disfunción eréctil.

Diagnóstico de la disfunción eréctil

Existen factores de vulnerabilidad que influyen a la hora de padecer una disfunción eréctil. A la hora de evaluar si un hombre padece disfunción eréctil de origen psicológico se tienen en cuenta los siguientes factores personales: los falsos mitos, el miedo a enfermedades, el miedo al dolor, el miedo al rechazo y el miedo al fracaso.

Uno de los factores más comunes en hombres con disfunción eréctil es el temor al fracaso. Fracasar en una relación sexual supone para el género masculino que se cuestione su virilidad, produciéndose entonces la vergüenza de género. Si este factor está presente, no es de extrañar que se establezca una ansiedad condicionada a las relaciones sexuales: principal causa de interrupción en el mantenimiento de la erección.

El hombre adopta el rol del espectador, se auto-observa para controlar que no comete errores y no es capaz de dejarse llevar. Evalúa la situación intentando comprobar que no hay riesgos, pero lo que está ocurriendo realmente es que se está distanciando de la sensación de placer, y se está focalizando en sus pensamientos negativos. En esta situación, se pueden “colar” en la mente pensamientos del tipo: “soy un inútil”, “no voy a dar la talla”, “mi pareja me va a cuestionar como hombre”, “voy a dejarla insatisfecha”.

Intentar controlar no cometer errores es sinónimo de disfunción eréctil. Desde este enfoque, es muy difícil poder disfrutar del sexo. En el momento que se coloca el sexo en “modo evaluación” el temor al fracaso cobra protagonismo. No ocurriría lo mismo si colocamos al sexo en el lugar que le corresponde: Una fuente de placer y de compartir sensaciones íntimamente con otra persona o con uno mismo.

De hecho, a la hora de valorar si una disfunción eréctil es de origen psicológico, se valora si el hombre tiene poluciones nocturnas o erecciones a la hora de despertarse. Si no los tiene, está claro que el factor “miedo al fracaso” no se da cuando uno está solo y no tiene que rendir cuentas a nadie. Si el hombre puede mantener erecciones estando solo es porque no aparece la evaluación negativa que se da cuando está acompañado.

Soluciones para perder el miedo al fracaso o «dar la talla»

Para que el hombre deje de tener presente el miedo al fracaso en las relaciones sexuales tiene que aprender a reevaluar qué es exactamente el fracaso para él. La asociación que el hombre hace de disfunción eréctil = fracaso es errónea. Forma parte del mito sexual “como debo ser en la cama”.

Hay hombres que creen que tener éxito en sus relaciones sexuales es tener que lograr una erección adecuada, eyacular en el tiempo adecuado y mantener la erección siempre.

Las personas que son muy perfeccionistas pueden caer en estos mitos y pasarlo realmente mal si sus expectativas no se cumplen. Y es que no se tienen que cumplir siempre. Puede que un día el hombre esté más cansado o preocupado y su respuesta sexual no sea la misma. Puede que un día haya bebido más de la cuenta y la erección no sea tan potente. Y puede que simplemente pierda la erección sin saber por qué.

A cualquiera le puede pasar. La diferencia está en el lugar en el que unos y otros colocan ese incidente. Los que se permiten tenerlo, seguirán disfrutando del sexo porque para ellos el sexo es principalmente PLACER. Los que no se permiten tener menos erección o algunas veces no tenerla, porque tienen miedo al fracaso, no se dejarán llevar y se arriesgarán a tener más pérdidas de erección. Para ellos el sexo es EVALUACIÓN.

En resumen, aprender a tolerar el fracaso en vez de controlarlo será un gran logro a la hora de salir de una disfunción eréctil. Los pacientes que acuden a consulta y aprenden a entender el sexo de otra manera van descubriendo que la disfunción eréctil pasa a un segundo plano y de manera progresiva el problema se va reduciendo. Y aunque a pesar de los avances pueda ocurrir una pérdida de erección en algún momento dado, el hecho de tolerarlo hará que el hombre lo vea como una caída y no como una recaída. Es así como se puede llegar a salir de una disfunción eréctil por causas psicológicas.

 

Problemas sexuales y obesidad en el varón.

Obesidad masculina y sexualidad sí están reñidas.

La obesidad puede influir en la vivencia sexual y la respuesta erótica de los varones por distintas causas. “Supone un doble problema: desde el punto de vista de la salud y de la estética. Los hombres obesos tienen unos factores de riesgo cardiovasculares y metabólicos que pueden afectar a sus relaciones sexuales. Por otra parte, algunos obesos evitan las relaciones sexuales para que no los vean desnudos con ese aspecto físico”.

Entrando en detalle, la obesidad, por sí misma, puede causar disfunción eréctil. “La causa son los trastornos endoteliales a nivel de los cuerpos cavernosos del pene, debido a las alteraciones vasculares y metabólicas (hipertensión arterialcolesterol y triglicéridos elevados, etc.)”.

Hoy sabemos de forma muy clara que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2. Es más, “la obesidad se asocia a resistencia a la insulina y a hipogonadismo con descenso de los niveles de la testosterona que producen disfunción eréctil. Esto se produce tanto por mecanismos hormonales como por daño vascular debido a la alteración de la secreción de sustancias que lesionan los vasos sanguíneos a nivel del pene”.

Con el descenso de hormonas también se produce una disminución del deseo sexual, que, junto con la impotencia, afectan mucho a la vida sexual de los pacientes”. Sobre la influencia de la obesidad en los niveles de testosterona, “se ha comprobado que el aumento de la grasa corporal central provoca una disminución de esta hormona por transformación de los andrógenos en estrógenos mediante numerosas enzimas que modifican los esteroides”.

Recientemente, “se han descrito también disfunciones sexuales asociadas al conocido como síndrome de apnea obstructiva del sueño, alteración también asociada con frecuencia al sobrepeso y la obesidad”

Además de estas causas orgánicas, “no debemos obviar el aspecto psicológico de la pérdida de autoestima por no adecuarse a los modelos estéticos exigidos en el juego de la seducción y el deseo”. Por tanto, es frecuente un deseo sexual inhibido.

Repercusión en la pareja

“No cabe duda que este escenario disfuncional, en caso de producirse, influye de una forma importante en la pareja. Puede influir en el deseo ante la pérdida de atractivo. Pero además, y no menos importante, es la aparición de un cierto contagio en la pareja de la ansiedad de su compañero de juegos eróticos”. Lógicamente, todas estas alteraciones estéticas y de salud repercuten en las relaciones con su pareja.

¿Cómo pueden mejorar su salud sexual los obesos?

Es posible mejorar la salud sexual si eres obeso mediante la modificación integral de los factores orgánicos, psicosexuales y medicamentosos. “Los orgánicos, cambiando el estilo nutricional, repartiendo las comidas en menos cantidad y acortando los tiempos entre ellas. También es conveniente realizar actividades físicas controladas y modificar hábitos como tabaco y alcohol”.

En cuanto a los psicosexuales, aconsejamos promover el diálogo sexual con la pareja, así como aumentar la autoestima trabajando sobre las alteraciones del esquema corporal.

Finalmente, en el aspecto medicamentoso, se debe revisar y modificar -si es posible- la utilización de fármacos que inhiben la respuesta eréctil o que aumentan el peso corporal con un tratamiento de la disfunción sexual asociada a la obesidad.

Así pues, “la solución resulta tan obvia como compleja. La pérdida de peso es uno de los objetivos fundamentales, pero, en ocasiones, resulta tan difícil que obliga a recurrir a soluciones quirúrgicas como la cirugía bariátrica, el balón intragástrico o la reducción de tramos digestivos”.

En el caso de los varones con diabetes, lo más importante es bajar de peso, y, para ello, nada mejor que el ejercicio y la dieta. El estudio Look Ahead (Action For Health in Diabetes), llevado a cabo en Estados Unidos durante nueve años en 5.145 pacientes con diabetes tipo 2 y exceso de peso, demostró que la pérdida de peso reduce algo la disfunción eréctil. “Aunque lo mejor siempre es que no se llegue a producir el daño porque revertirlo es más difícil que evitarlo”.

Disfuncion Erectil. Conceptualización y Tratamiento

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil o impotencia se refiere a la incapacidad constante de lograr o mantener una erección o rigidez del pene durante suficiente tiempo para poder tener relaciones sexuales satisfactorias. Para mantener la erección, la sangre tiene que poder circular en el pene y permanecer en este hasta el orgasmo.

Muchos hombres tienen problemas esporádicos de erección, pero si estos ocurren con frecuencia, el tratamiento médico puede ser beneficioso.

La disfunción eréctil puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en hombres mayores de 65 años. Setenta por ciento de los casos son causados por problemas físicos; de 10 a 20 por ciento son causados por motivos emocionales, y de 10 a 20 por ciento tienen causas tanto físicas como emocionales.

¿Qué causa la disfunción eréctil?

Las causas más comunes de DE son los problemas médicos que afectan los vasos sanguíneos y la circulación de la sangre al pene. Estos incluyen el endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis) asociado con la diabetes, obesidad, el uso de tabaco, la presión arterial alta y el colesterol elevado. Por eso, la DE puede ser indicio de enfermedad cardíaca u otros problemas serios de salud.

Otras causas comunes de la disfunción eréctil son:

  • Fármacos. Por ejemplo algunos medicamentos (antidepresivos y medicamentos para el tratamiento de la presión arterial alta, dolor o cáncer de la próstata), bebidas alcohólicas, tabaco y drogas ilegales.
  • Pérdida del deseo sexual. Esto puede ser resultado de la depresión, ansiedad, enfermedades cerebrales (como un derrame cerebral) y deficiencia de testosterona (la hormona sexual masculina).
  • Daño a los nervios. El daño a los nervios que mandan señales del cerebro al pene puede ser a causa de diabetes, esclerosis múltiple, lesiones de la columna vertebral, cirugía o trauma en la pelvis o la próstata, y terapia con radiación.
  • Desequilibrios hormonales. La deficiencia de testosterona, o un alto nivel de prolactina y un nivel anormal de la hormona tiroidea pueden causar disfunción eréctil.
  • Enfermedades crónicas de los riñones o el hígado. Estas enfermedades afectan los vasos sanguíneos, nervios y niveles hormonales.

Causas poco frecuentes de disfunción eréctil son cicatrices y encorvamiento del pene, llamado enfermedad de Peyronie.

¿Cómo determinan los médicos la causa de la disfunción eréctil?

Si ha tenido disfunción eréctil durante más de dos meses, debe consultar con un médico para descubrir la causa. Para detectar la causa, su médico le preguntará cuándo comenzó a tener problemas de erección y deseo sexual, y también sobre lesiones que pudieran causar la DE y todo cambio reciente de carácter físico o emocional en su vida. Además, usted debe enumerar los medicamentos que toma. La evaluación a menudo incluye un examen físico y una prueba para determinar el nivel de testosterona en la sangre.

Según los resultados, su médico puede también ordenar análisis de otras hormonas, colesterol y glucosa (azúcar) en la sangre en ayunas. Su médico también puede ordenar pruebas para determinar la función del hígado, los riñones y la tiroides. Aunque no es común, algunos hombres requieren pruebas especiales para revisar la función neurológica, los vasos sanguíneos y la circulación.

¿Cómo se trata la disfunción eréctil?

El tratamiento depende de la causa y de la gravedad de su trastorno. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

Medicamentos

  • Medicamentos orales. Tres medicamentos eficaces, sildenafil, vardenafil, avanafil y talafadil, actúan al aumentar el flujo de sangre en el pene durante la estimulación sexual.
  • Terapias del pene. Medicamentos que se inyectan en el pene o insertan en la uretra para aumentar el flujo de sangre pueden tener resultado cuando no lo tienen los medicamentos orales.
  • Terapia de reemplazo de testosterona. La testosterona puede reemplazarse con inyecciones, parches, geles y tabletas que se colocan entre las mejillas y encías.
  • Terapia médica combinada. Algunos hombres no responden bien a un solo tratamiento. Posiblemente respondan mejor a medicamentos orales en conjunto con terapia del pene, terapia de reemplazo de testosterona o ambas.

Dispositivos y cirugía

  • Dispositivo de vacío. Un cilindro plástico externo y una bomba de vacío lleva sangre hacia el pene y causa una erección. A veces, los hombres necesitan colocar un aro de plástico alrededor de la base del pene para evitar que la sangre vuelva a fluir hacia el cuerpo.
  • Implante peneano. Los implantes de pene (rígido o inflable) se utilizan para los pocos pacientes que no responden a otros tratamientos.
  • Cirugía vascular. Los jóvenes que tienen un problema de flujo sanguíneo al pene a veces requieren cirugía para corregir el problema.

Terapia psicológica

  • Si la DE se debe a un problema emocional o en la relación con su pareja, su médico quizá sugiera que usted y su pareja consulten con un terapeuta de sexo.

No se ha comprobado la eficacia de suplementos dietéticos para el tratamiento de la disfunción eréctil, y algunos de ellos contienen ingredientes nocivos.

Todas las opciones de tratamiento tienen riesgos. Es posible que se tengan que hacer varios intentos antes de encontrar el tratamiento acertado. Su médico lo ayudará a encontrar la mejor opción de tratamiento para usted.

Si su disfunción eréctil se debe a un desequilibrio hormonal, es posible que su médico recomiende una consulta con un especialista, como un endocrinólogo (experto en trastornos relacionados con las hormonas).

VENTAJAS DE LA TERAPIA ONLINE

Terapia Sexual Online aplica todas las posibilidades de las nuevas tecnologías.

La psicología como muchas otras profesiones está cambiando gracias a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías e Internet.

El psicólogo tradicionalmente recibe a sus pacientes en su gabinete, pero la consulta «Online» ofrece muchas ventajas.

1. Terapia Sexual Online DESDE CASA

Por internet, no  tiene que salir de su casa para ir a la consulta del psicólogo y/o Sexólogo. La consulta se realiza  desde su casa a través del ordenador: no se preocupa de aparcamientos, atascos … y por lo tanto menos estrés, y también más económico, Consulte nuestros bonos de sesiones.

2. CONFIDENCALIDAD Y PRIVACIDAD

De hecho, no hay riesgo de encontrarse con su vecino o su compañero de trabajo en la sala de espera. No obstante, hay que tener cuidado y no transmitir más información de la necesaria en la red. Evitar los sitios que piden que se registre, No es necesario ni ético.

Evitar el Chat que deja huellas de sus conversaciones y no permite que el psicólogo pueda apreciar correctamente la dimensión emocional del mensaje.

Priorizar más bien la  videoconferencia. Skype, es hoy por hoy el medio de videoconferencia más utilizado por tod@s. Totalmente gratuito en cualquier plataforma y Dispositivo.

Una plataforma como www.terapiasexualonline.es cumple todos los requisitos de confidencialidad y de conformidad con el código ético de la profesión

3. GARANTIA DE PROFESIONALISMO  CON LA EXPERIENCIA DE 20 AÑOS

Podrá elegir el perfil del psicólogo y/o Sexólogo que mejor le convenga. La confianza en su psicólogo – sexólogo es un elemento esencial para el éxito de la terapia.

Al elegir su psicólogo y/o sexólogo, Compruebe que es un profesional registrado en el Colegio Oficial de Psicólogos (COP).

4. HORARIOS FLEXIBLES

La disponibilidad de los Psicólogos y/o Sexólogo online es mucho más amplia que los clásicos horarios de oficina. Si usted trabaja o tiene obligaciones durante el día, es fácil encontrar las consultas en línea por la noche o los fines de semana.  Beneficio añadido de la reserva en línea: es usted quien decide libremente si desea continuar su terapia sexual o psicoterapia, y elige por sí mismo, a su conveniencia, la frecuencia y el calendario: no siente presión cuando  sale  de la consulta para programar la próxima cita.

5. PRECIO ADAPTADO

A menudo se proponen unos minutos de la primera consulta para asegurar una conexión correcta y ver que todo funciona según lo esperado. El objetivo es por una parte asegurarse que el material y la tecnología funcionan correctamente y que detrás del pago de la consulta hay un profesional y por otra empezar a explicar al psicólogo – sexólogo el problema por el cual consultamos.

Los precios en terapia sexual online son cerrados, generalmente se ofrece la posibilidad de contratar bonos de descuento por varios sesiones, beneficiándose el cliente de descuento económico. Esto no ocurre en el caso en las consultas presenciales.

6. TERAPIA DE CALIDAD en terapia sexual Online

Se han realizado numerosos estudios comparativos sobre la calidad de los tratamientos realizados online con respecto a las terapias convencionales. Los resultados son similares. (ejemplo de estudio científico)

Las consultas online no pretenden reemplazar a las consultas clásicas. Se ofrecen como una alternativa o servicio suplementario, teniendo en cuenta que en los casos muy graves o en el caso de tener que pasar ciertas  pruebas   no realizables online,  la consulta en un gabinete es prioritaria.

Por último, hablar por webcam desde su en casa parece ser más fácil que hablar  a su psicólogo de manera presencial. Esto puede ahorrar tiempo, reduciendo el número de  sesiones.

CONCLUSIÓN en la elección de Terapia Sexual Online

Con la condición de elegir con precaución el sitio que ofrece acceso online, la psicología y/o sexología en línea es una herramienta que ofrece muchas ventajas tanto terapéuticamente como económicamente, con evidente comodidad, especialmente para las personas que viven lejos de los núcleos urbanos.

Formulario de Contacto: