Infidelidad en la Pareja. La terapia funciona.

Terapia de pareja después de la infidelidad.

La infidelidad en las relaciones de pareja es la primera causa de divorcio; produce unas fortísimas reacciones emocionales y causa ansiedad y depresión. Pero no todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan algunas mantienen su relación por muchas razones. Algunas de esas parejas acuden a terapia; pero la recuperación de la pareja después de la infidelidad es uno de los problemas más difíciles de la terapia de pareja.

No todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan, algunas se reconcilian y continúan su relación superando el problema. El proceso de reconciliación es difícil y muchas veces es necesaria la intervención terapéutica para llevarlo a cabo. La infidelidad se considera, además, uno de los más difíciles asuntos a tratar en la terapia de pareja (Whisman, Dixon, y Johnson, 1997).

Dupree y otros (2007) han realizado una revisión de los métodos ahora existentes para proponer un tratamiento basado en el consenso entre los expertos. En todos los que consideran encuentran como elemento fundamental la propuesta de que se dé un proceso de perdón que lleve a la reconciliación.  El perdón es un proceso que tiene efectos saludables en la persona que perdona promoviendo su salud mental; pero ha sido incorporado al quehacer terapéutico en fechas muy recientes y no hay un consenso muy elaborado sobre cuales son los procesos que se han de seguir para llevarlo a cabo (Wade, Johnson, y Meyer, 2008). Se puede afirmar que la reconciliación que se busca en la pareja después de la infidelidad tiene que pasar por un proceso de pedir perdón y perdonar.

Qué es la infidelidad.

La fidelidad es una de las bases sobre las que se construyen la inmensa mayoría de los matrimonios y de las parejas que mantienen una relación estable. Ahora bien, raramente se establece de forma explícita y clara en qué consiste ser fiel. Muchas veces no se hacen explícitos los comportamientos que son admisibles para cada uno en la relación de pareja. Se dan por supuestos, es decir, se establecen de forma implícita de acuerdo con elementos como los usos sociales, o las costumbres y suposiciones de las familias de origen o del contexto social de cada cual.

Generalmente se ha venido considerando la infidelidad como el hecho de tener relaciones sexuales fuera de la pareja. Ahora bien, en los últimos tiempos se ha ampliado esta definición teniendo en cuenta otros hechos que constituyen también infidelidad como las relaciones emocionales y románticas. Así Hall y Fincham (2006) siguiendo a Glass (2002) consideran la infidelidad como “una relación sexual, romántica o emocional que viola el compromiso exclusivo con la relación de pareja”.

Un aspecto importante de la infidelidad es el hecho de que, en general, se da en secreto. El secreto es un aspecto que implica traición a lo pactado tácitamente y es un elemento importante a la hora de romper la confianza necesaria y básica sobre la que se establece la relación de pareja. Se plantea así uno de los objetivos terapéuticos más difíciles, la restauración de esa confianza.

Terapia de Pareja tras la infidelidad. el perdón.

Perdonar es un elemento relativamente nuevo en la terapia, comienza a introducirse tímidamente en los años 70; pero no es hasta los 90 cuando se empieza a considerar una herramienta terapéutica a tener en cuenta (Wade y otros, 2008), aunque sus efectos positivos en la persona son importantes.

Hay consenso en considerar que perdonar consiste en un cambio de conductas destructivas voluntarias dirigidas contra el que ha hecho el daño, por otras constructivas. (McCullough, Worthington, y Rachal, 1997).  Algunos consideran que perdonar no solamente incluye que cesen las conductas dirigidas contra el ofensor, sino que incluye la realización de conductas positivas (Wade y otros, 2008). En consecuencia, para perdonar, es preciso comprometerse, por el propio interés, con el pensamiento de querer lo mejor para esa persona, aunque sea solamente que recapacite y no vuelva a hacer daño a nadie o deseando que le vaya bien en la vida, etc.

Si el proceso de perdón se hace adecuadamente, se modificarán en consecuencia, los sentimientos hacia el ofensor. Aunque algunos autores consideran que son los sentimientos los que originan las conductas, desde la terapia de aceptación y compromiso se parte de que los pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones no condicionan obligatoriamente la conducta y que lo importante es la modificación de la conducta, que finalmente llevará a un cambio en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones. Por eso, perdonar no es contingente con la reducción o cese total de los pensamientos o sentimientos “negativos”; no es un estado afectivo o una condición emocional ni una colección de pensamientos y sentimientos; perdonar es una conducta libremente elegida de compromiso y determinación (Zettle y Gird, 2008). Pero perdonar no implica necesariamente la reconciliación. La reconciliación implica continuar la relación con el infiel y, en esa relación, ha de haber conductas constructivas explícitas.

Reconstrucción de la Pareja en Terapia.

Una de las primeras preguntas que se hacen las parejas cuando llegan a la terapia es si es posible o no recuperar la ilusión y el amor. La respuesta a esta pregunta es que es posible recuperar una relación totalmente gratificante, salvo que no haya cooperación de uno de los miembros o que el daño debido a la traición sea demasiado grande para poder con él.

Según Olson y otros (2002) aunque las personas infieles dicen claramente que la infidelidad no fue algo positivo, muchos de ellos, describen cambios provechosos en su vida a raíz de la infidelidad. Así afirman que se ha desarrollado una relación de pareja más íntima, ellos son más asertivos, han colocado la familia en un lugar más importante en sus vidas, se cuidan mejor ellos mismos, y se dan cuenta de la importancia de la comunicación en la pareja.

En el camino de la reconciliación que se da en estas parejas destacan como elementos importantes la continuidad de la comunicación, encontrar ayuda fuera de la pareja, tener mucha paciencia y ofrecer el perdón (Olson y otros, 2002). La gran mayoría de los autores, de forma análoga, proponen una serie de fases en las que se van organizando los procesos hacia la reconciliación. Consideran una primera etapa de desactivación del impacto emocional que ha sufrido el traicionado. En ella se incluye la evaluación y la planificación del tratamiento. Una segunda etapa que enfatiza en los procesos cognitivos que permiten el reencuadre de lo ocurrido. Finalmente, una tercera etapa de perdón y reconciliación (Gordon y otros, 2004; Dupree y otros, 2007, Johnson, 2005). El momento de la decisión de continuar o no con la pareja puede darse en distintas fases de la terapia. Gordon y otros (2004) la sitúan en la fase segunda o en la última fase, después del perdón.

Proponer una serie de fases sugiere de alguna forma una secuencia temporal o causal que hay que seguir obligatoriamente. Sin embargo, lo que ha de darse es un conjunto de tareas que conduzcan al perdón y a la reconciliación. Esas tareas se ejecutan principalmente, pero no de forma exclusiva, en determinados momentos del proceso de reconstrucción de la pareja; ahora bien no dejarán de ser necesarias en cualquier momento del proceso. Por ejemplo, todos los autores reconocen que, aunque se haya desactivado en cierta medida la emocionalidad del traicionado, ante un estímulo o pensamiento determinado pueden volver a aparecer fuertes reacciones emocionales.

Terapia Sexual. Psicologos Sexologos en Valencia

¿QUÉ ES LA TERAPIA SEXUAL?

La terapia sexual ayuda a tratar disfunciones sexuales teniendo en cuenta todos los aspectos que influyen e interaccionan en la actividad sexual de las personas.

  • ¿QUÉ ES LA TERAPIA SEXUAL?
  • TIPOS DE TRASTORNOS SEXUALES
  • EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA SEXUAL
  • LOS BENEFICIOS DE ACUDIR A UN SEXÓLOGO EXPERTO EN TERAPIA SEXUAL

Los trastornos sexuales son más frecuentes de lo que creemos pero nos sigue costando admitirlo y dar el paso de pedir ayuda a un psicólogo sexólogo. La terapia sexual no tiene otro fin que tener o recuperar una vida sexual plena. El sexo mejora la calidad de vida de las personas y contribuye a garantizar el futuro de las relaciones de pareja.

La terapia sexual requiere una evaluación que incluye tanto un examen médico como psicológico. Es frecuente detectar que la raíz de muchos problemas sexuales se encuentra en la ansiedad, el estrés, miedos, falta de información, desconocimiento, … Acudir a terapia sexual cuando detectamos trastornos sexuales nos puede ayudar a mejorar las relaciones de pareja haciéndolas plenas y mucho más satisfactorias.

TIPOS DE TRASTORNOS SEXUALES

La falta de información y el desconocimiento del cuerpo son las causas más frecuentes de muchos trastornos sexuales que se encuentran en la terapia sexual.

En el sector masculino son habituales los trastornos sexuales como la eyaculación precoz, conseguir o mantener la erección o haber perdido la libido. Pero sobre todo son conocidos los casos en los que un “fallo sexual” de un episodio aislado han conllevado, junto al miedo de volver a repetirse, estados de ansiedad que provocan situaciones más serias entre una pareja.

Entre los trastornos sexuales más habituales asociados a las mujeres se encuentran: dificultades en la penetración, molestias, vaginismo (dolor en el coito), anorgasmia (problemas para alcanzar el orgasmo), falta o bloqueo del deseo sexual o existencia de un modelo sexual centrado excesivamente en la penetración adaptándose sin desearlo a la erótica masculina.

Este tipo de trastornos sexuales tienen solución, pero si no son tratados en una terapia sexual pueden derivar a problemas más graves, sobre todo en consecuencias psicológicas más complejas, dificultando su resolución y generando una crisis de pareja seria.

EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA SEXUAL

Lo primero que procurará un psicólogo sexólogo en una terapia sexual es determinar las causas y todo aquello que pueda estar influyendo.

Descartados los problemas de carácter fisiológico u orgánico, ejercerá una función educativa para eliminar los prejuicios que suelen estar detrás de los problemas sexuales entre parejas.

En una terapia sexual se marcarán pautas de comportamiento personalizadas a la pareja para ir mejorando factores que influyen directamente en el acto sexual. La pareja irá trabajando a nivel afectivo, perdiendo miedos, vergüenzas, culpa, … pasando a la realización de actividades prácticas que permitirán aprender comportamientos eróticos sanos y placenteros. Todo marcado por un psicólogo sexólogo profesional especialista en este tipo de terapias.

La terapia sexual puede combinar distintos tipos de terapias: individuales o en pareja. Se llevan a cabo sesiones diferentes en las que se expresarán conflictos, se evaluarán síntomas y se analizará el desarrollo sexual alcanzado. Todas ellas alternándose con tareas que deberán de realizarse en el hogar.

La duración de este tipo de terapias no está determinada ya que puede conllevar periodos de dos o tres meses a varios años. Todo depende de las personas implicadas el tipo de trastornos sexuales que se presenten.

LOS BENEFICIOS DE ACUDIR A UN PSICÓLOGO SEXÓLOGO EXPERTO EN TERAPIA SEXUAL

Los especialistas en terapia sexual disponen de recursos para ayudar a solucionar todo tipo de trastornos sexuales ayudando a mejorar la calidad de vida de las personas implicadas.

Asistir a terapia sexual será un beneficio para uno mismo y para la pareja, ya que uno de los puntos a considerar es comprender la importancia que tiene disfrutar del sexo teniendo en cuenta las necesidades sexuales de las personas implicadas.

Terapia de Pareja por Especialistas

Terapia de Pareja con el máximo rigor profesional

Podemos ayudarte a resolver tu problema. Ponemos a tu servicio nuestra profesionalidad y experiencia. Puedes rellenar el formulario y contactar con nosotros.

En lo referido a la Terapia de Pareja somos expertos, Psicólogos Especialistas en Sexología y Terapia de Pareja en todo lo que tiene que ver con el hecho de ser hombre y mujer, y sus interacciones en todos los niveles: afectivos, convivenciales, de crianza, expectativas de futuro…

El malestar y las desavenencias en pareja no se pueden considerar como un mal inevitable de la vida en común. Muchas dificultades, se deben a problemas de comunicación, que debidamente analizados, pueden ser modificados para facilitar y mejorar el bienestar de la pareja.

La pareja evoluciona de forma inevitable (novios, pareja, familia…), pero no siempre “evolucionan” los modos de relación para adaptarse, de forma saludable, a las nuevas situaciones. Ya sean de índole individual, de pareja o familiar.

Ser hombre y mujer, aunque parezca una obviedad, condiciona de forma clara enfocar la vida en pareja, de un modo u otro. Entender y entenderse, es un camino sobre el que siempre podemos aprender y mejorar, para ser más felices.

Ofrecemos alternativas para la “reconstrucción” y mejora; pero también, cuando no quede más remedio, para la ruptura, intentado minimizar los costes emocionales y personales.

La complejidad de la terapia requiere un abordaje multidisciplinar y sobre todo unos profesionales con una amplia y variada formación. Como se puede comprobar, nuestro Equipo está compuesto por profesionales de la máxima cualificación.

Temas más frecuentes en nuestra Práctica Clínica diaria en cuanto a Terapia de Pareja

Problemas de convivencia

La vida en pareja implica la necesidad de encuentro en muchos aspectos vitales. De estos encuentros necesarios, pueden surgir también los conflictos. La pareja evoluciona, y la realidad se modifica modificando las expectativas y vivencias.

Riesgo de ruptura

En ocasiones, podemos llegar a sentir que no merece la pena continuar con una relación de pareja. O, es nuestra pareja, la que nos da a entender que tal vez no le merece la pena continuar. Valorar hasta qué punto tiene sentido o no, continuar con una relación de pareja, es una cuestión muy compleja y personal.

Infidelidad en pareja

Una infidelidad, deja huella en la salud relacional de la pareja; y aunque puede ser resuelta en el plano “racional”; las consecuencias emocionales no están siempre bajo control, a pesar de los buenos deseos.

Conflictos frecuentes, desencuentros reiterados.

Algunas parejas no siempre tienen claro el motivo de sus desavenencias; pero se hallan atrapadas en soluciones que se repiten infructuosamente. Las discusiones o desencuentros, pueden iniciarse por distintos motivos, pero al final… siempre acaban en el mismo punto.

Mejora en comunicación y negociación en pareja

Determinadas parejas tienen un nivel de relación aceptable; sin embargo, las discrepancias cotidianas, acaban generando un clima de infelicidad compuesto de pequeños e irrelevantes desencuentros. Las habilidades de comunicación, negociación y expresión de sentimientos y deseos son la clave para la mejora cotidiana de la vida de muchas parejas.

Mediación en separación y divorcio.

A veces la única salida de una pareja es su ruptura. Los procesos de separación son largos y convulsos para todos los “participantes”: pareja, hijos, familia… Sin embargo, las separaciones de mutuo acuerdo tienen una mejor evolución y mayor grado de cumplimiento de los acuerdos.

Violencia doméstica y de pareja

Más allá del reparto de papeles de “víctima” y “verdugo”, hay parejas dispuestas a resolver de una forma profesional y definitiva, los problemas de agresión dentro de la pareja. La convivencia en su conjunto será el aspecto central del tratamiento.

 

Formulario de contacto, para más información en Terapia de Pareja

Compromiso en la pareja

Qué aporta el compromiso a una relación de pareja

El compromiso hace referencia al grado que una persona está dispuesta a acoplarse a otra y hacerse cargo de esa relación hasta el final. El compromiso proporciona estabilidad en la pareja. Pero ¿Por qué decimos que el compromiso da estabilidad? Porque tenemos que hacer un “esfuerzo” por acoplarnos y ajustarnos a la otra persona ¿De qué manera? Siendo capaces de adaptarse en un proyecto de vida juntos, es decir, tener un objetivo común.

El compromiso se define a través de palabras como: acuerdo, alianza, lealtad, honestidad, seguridad y libertad. Estos últimos elementos son antídotos del miedo y de la tensión, lo que facilita una relación de pareja basada en el respeto.

Cuando en una pareja predomina la confianza, responsabilidad, reconocimiento de obligaciones e intereses personales, de pareja y familiares, decimos que hay compromiso. Esto genera en los miembros de la pareja deseos de que la relación sea duradera y estable.

Qué ocurre si falla el compromiso en la pareja

Cuando no hay un proyecto común la pareja tiende a ser inestable. Aparece la incertidumbre y falla la seguridad, confianza y lealtad. Además genera malestar. Si se entiende el compromiso como esclavitud, se deterioraría la pareja. Continue reading