Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Coito Doloroso


El dolor durante el coito se denomina dispareunia. El dolor que ocurre durante las actividades sexuales que no implican el coito se llama trastorno de dolor sexual sin coito. El coito doloroso es muy común—casi 3 de cada 4 mujeres experimentan dolor durante las relaciones sexuales en algun punto durante sus vidas. Para algunas de ellas, el dolor representa sólo un problema temporal; en cambio, para otras, constituye un problema a largo plazo. Son muchas las posibles causas del coito doloroso o dolor durante el coito. El éxito del tratamiento depende de determinar la verdadera causa y, algunas veces, de probar varias opciones de tratamiento.

Conozca su cuerpo

Para entender lo que ocasiona un coito doloroso, es importante que primero se informe sobre la anatomía de la mujer para que pueda describir el lugar preciso del dolor. Es posible que sienta dolor en la vulva, en el área que rodea la entrada de la vagina (que se denomina el vestíbulo), o bien dentro de la vagina en sí. El perineo es un lugar común donde se experimenta dolor durante las relaciones sexuales. Es también posible que sienta dolor en la parte baja de la espalda, la región de la pelvis, el útero o la vejiga.

Problemas de respuesta sexual

La falta de deseo, excitación o ambos puede resultar en dolor durante el coito en las mujeres. El deseo es la sensación de querer tener relaciones sexuales. Mucha gente cree que la respuesta sexual comienza con el deseo, que produce la excitación sexual y el orgasmo. No obstante, algunos estudios indican que las respuestas sexuales de las mujeres son más complejas. Por ejemplo, es posible que el deseo físico no ocurra hasta después de que haya comenzado la actividad sexual. A menudo, algunas mujeres se sienten motivadas a tener relaciones sexuales como una manera de sentir intimidad con su pareja o de demostrar sus sentimientos. Muchas mujeres también informan que no tienen que experimentar un orgasmo para sentirse satisfechas con el acto sexual.

Excitación es el nombre que se les dan a los cambios físicos y emocionales que ocurren en el cuerpo debido a la estimulación sexual. En las mujeres, ocurren los siguientes cambios durante la excitación:

Aumentan la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y la temperatura.
Partes de la vulva, como los labios vaginales y el clítoris, se llenan de sangre y se vuelven más sensibles.
La vagina se lubrica y expande.
La excitación prepara el cuerpo de la mujer para el acto físico del coito. Una consecuencia común de la falta de excitación es la resequedad vaginal, la cual a su vez puede redundar en dolor durante las relaciones sexuales. (La resequedad vaginal también puede deberse a cambios hormonales, los cuales se plantean más adelante). Si experimenta resequedad vaginal, puede serle útil usar un lubricante para proveerle la lubricación vaginal necesaria para el coito.

Las dificultades de respuesta sexual pueden ocurrir por muchas razones. Entre las más comunes se encuentran las siguientes:

Su estado de ánimo—La respuesta sexual se relaciona estrechamente con su estado de ánimo. Emociones como temor, culpabilidad, bochorno, vergüenza o incomodidad sobre tener relaciones sexuales pueden dificultarle el relajarse. Cuando usted no se puede relajar, es difícil excitarse y esto podría resultar en dolor. El estrés y el cansancio pueden afectar su deseo de tener relaciones sexuales. Los sentimientos que tenga por su pareja también afectan el deseo y la excitación. Si está experimentando problemas en su relación, éstos podrían interponerse en su respuesta sexual. Un problema común en las relaciones es la desigualdad del nivel de deseo sexual entre las parejas.
Medicamentos—Muchos medicamentos pueden reducir el deseo sexual. Estos incluyen los antidepresivos, así como los medicamentos que se utilizan para tratar la alta presión arterial y las migrañas. Los fármacos que contrarrestan los andrógenos, como los métodos anticonceptivos inyectables, algunas píldoras anticonceptivas y algunos medicamentos que se utilizan para tratar la endometriosis, pueden reducir el deseo y la excitación debido a que los andrógenos desempeñan un papel en la respuesta sexual. Los medicamentos para el dolor también pueden reducir el deseo sexual.
Afecciones y problemas debido a cirugía—Algunas afecciones pueden afectar indirectamente la respuesta sexual. Estas afecciones incluyen la artritis, la diabetes, el cáncer y problemas de la tiroides. La cirugía afecta la imagen corporal en algunas mujeres.
Su pareja—Su pareja podría tener problemas de disfunción eréctil (la inhabilidad de lograr o mantener una erección) o de eyaculación prematura (la liberación de semen antes de que un hombre o su pareja lo deseen). Estos problemas podrían causarle ansiedad sobre las relaciones sexuales. Si su pareja toma un medicamento para combatir la disfunción eréctil, es posible que le tome más tiempo lograr el orgasmo. A su vez, esto podría ocasionar un coito prolongado y doloroso.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías