Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Coito doloroso o dispareunia


 Descripción

Hace referencia a la aparición de dolor durante el coito. Esta alteración puede aparecer al principio de la relación sexual con penetración, durante su desarrollo o al final de la misma.

El dolor en las mujeres aparece en forma de ardor, dolor cortante, quemadura o contracción y puede estar localizado en la zona externa o interna de la vagina, en el fondo de la región pélvica o el abdomen.

En los varones consiste en dolor en la eyaculación, que se puede localizar normalmente en el pene, aunque también puede aparecer dolor en los testículos o en los órganos internos.

La dispareunía puede producir alteraciones en la excitación sexual y en el orgasmo, así como disminuir el deseo y el interés en las relaciones sexuales por el miedo al dolor.

En cuanto a la frecuencia con la que se presenta, es muy variada, puede darse en todas las relaciones coitales, solo en contadas ocasiones o en determinadas posturas.

Causas

Orgánicas
En la mujer:
– Cualquier estado físico que origine escasa lubricación vaginal puede producir molestias durante el coito, en este sentido los principales responsables son los fármacos (antihistamínicos y algunos tranquilizantes) y las drogas que tienen un efecto desecante, como la marihuana y el alcohol.– Enfermedades como la diabetes, infecciones vaginales y estados carenciales de estrógenos.– Afecciones cutáneas alrededor de la entrada vaginal o en la vulva.– Irritación o infección del clítoris.– Afecciones de la entrada vaginal como la formación de cicatrices después de una episiotomía, himen intacto o restos del himen que se estiran durante el coito, infección de las glándulas de Bartolino, etc.

– Enfermedades de la uretra y el ano.

– Enfermedades de la vagina como infecciones, cicatrices quirúrgicas, adelgazamiento de las paredes vaginales (por la edad o por deficiencias de estrógenos), e irritaciones producidas por las sustancias químicas que se encuentran en cremas espermicidas y en los jabones íntimos.

– Enfermedades de la pelvis: infecciones, tumores, anomalías del cuello del útero o del útero y desgarro de ligamentos alrededor del útero.

En el varón:

– Infecciones de la uretra, vesículas seminales, glándula prostática y la vejiga urinaria.

– Espasmos de los músculos perineales debido a una excesiva ansiedad respecto a la eyaculación.

– Desgarros en el frenillo.

– Alergias por contacto con geles, espermicidas o preservativos.

– En raras ocasiones puede producirse dolor e irritación si la punta del pene entra en contacto con la terminación del DIU (la parte del hilo del dispositivo intrauterino que asoma por el cervix al interior de la vagina).

Psicológicas:

– Educación sexual inadecuada o mala información.

– Ansiedad ante las relaciones sexuales.

– Falta de excitación sexual.

– Temores o miedos intensos asociados con la penetración.

– Experiencias traumáticas anteriores.

Problemas de pareja.

– En las mujeres es bastante habitual que una estimulación inadecuada, insuficiente o breve impida la adecuada lubricación vaginal produciéndose así dolor durante la penetración.

Tratamiento

El primer paso sería identificar cual es la causa que produce el dolor. Si ésta es orgánica, el tratamiento pasaría por solucionar el problema o problemas que están produciendo la disfunción.

En todos los casos también es imprescindible dar información anatómica y fisiológica sobre los mecanismos musculares que se ponen en marcha durante la respuesta sexual cuando hay penetración.

Si la causa es psicológica, el tratamiento estaría dirigido a solucionar la ansiedad y el temor que acompañan a las relaciones sexuales con penetración y proporcionar una adecuada educación sexual, a través de terapia sexológica, ya sea individual o de pareja.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías