Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Coito Interrumpido o Marcha Atrás.


EL «COITUS INTERRUPTUS»

Ningún tratado científico salido de la pluma de autor griego o romano,
menciona el coitus interruptus, que sin embargo sí es citado en el Génesis
(38,8-10):
Entonces Judá dijo a Onán: «Cásate con la mujer de tu hermano y cumple
como cuñado con ella, procurando descendencia a tu hermano.» Onán, que sabía
que aquella descendencia no sería suya, si bien tuvo relaciones con su cuñada,
derramaba su semen en tierra, evitando el dar descendencia a su hermano. Pareció
mal a Yahveh lo que hacía, y le hizo morir también a él.

Onán, como afirma claramente el texto sagrado, quebrantó la ley del levirato
(Dt., 25, 5-10), prescripción común a los árabes, según la cual un hermano
tenía que casarse con su cuñada para dar descendencia a su hermano
difunto, cuando éste había muerto sin tener hijos. Se trata de un texto que ha
sido interpretado erróneamente como un acto de masturbación; lo que ha
servido a la Iglesia para condenar la masturbación hasta hoy en día, sin tener
en cuenta ni las Sagradas Escrituras ni el Antiguo o el Nuevo Testamento.
Tampoco la Iglesia Primitiva durante los primeros cuatro siglos de su existencia,
hasta Agustín, condenó estas prácticas.
Según el poeta Lucrecio (95-55 a.C.) las rameras romanas practicaban
el coitus interruptus, y los maniqueos, según Agustín, aceptaban como bueno
el placer sexual, pero no la procreación.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías