Disfunción eréctil como marcador de vasculopatía en la diabetes mellitus tipo 2 en España. Estudio DIVA

Por José Ramón González-Juanatey a, Eduardo Alegría Ezquerra b, Ramón Gomis Barberá c, María Jesús Salvador Taboada d, Lilian Grigorian Shamagian a, José Antonio Casasnovas Lenguas e, Víctor López García-Aranda f, Domingo Acosta Delgado g, Javier Salvador Rodríguez h, Antonio Hernández Mijares i, Arantxa Matalí Gilarranz j

a Servicio de Cardiología, Complejo Hospitalario Universitario, Santiago de Compostela, A Coruña, España.
b Departamento de Cardiología, Clínica Universitaria de Navarra, Pamplona, España.
c Departamento de Endocrinología y Nutrición, Hospital Clínico de Barcelona, Barcelona, España.
d Servicio de Cardiología, Instituto Dexeus, Barcelona, España.
e Servicio de Cardiología, Hospital Miguel Servet, Zaragoza, España.
f Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Macarena, Sevilla, España.
g Servicio de Endocrinología y Nutrición, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España.
h Departamento de Endocrinología y Nutrición, Clínica Universitaria de Navarra, Pamplona, España.
i Departamento de Endocrinología y Nutrición, Hospital Universitario Dr, Peset, Valencia, España.
j Laboratorios Almirall S. A. Barcelona, España.

Fundamento y objetivo

La disfunción eréctil (DE) es un signo de enfermedad vascular en los sujetos con diabetes mellitus tipo 2 (DM2). El objetivo principal del estudio DIVA (por las letras iniciales de diabetes y vasculopatía) fue estimar la prevalencia de vasculopatía clínica y asintomática, así como la prevalencia de factores de riesgo en los sujetos diabéticos atendidos por especialistas en España; en él se analizó la relación de los datos citados con la prevalencia de DE.
Pacientes y método
registro transversal compuesto por 2.444 sujetos consecutivos (56% varones con una edad media de 65,2 años) diagnosticados de DM2, atendidos en consulta por 387 cardiólogos y endocrinólogos.
Resultados
el 37% de los sujetos presentaba cardiopatía isquémica, el 12% presentaba enfermedad cerebrovascular (ECRV) y el 13% presentaba arteriopatía periférica. El 40% de los varones tenía DE (según criterios del Índice internacional de la función eréctil), aunque en comparación con los grupos que no presentaban DE, en este grupo la enfermedad cardiovascular era significativamente más prevalente, así como los signos de vasculopatía subclínica (albuminuria e índice tobillo-brazo [ITB] anormal). El único factor predictor de DE independiente de otras variables de confusión fue la hipertrofia ventricular izquierda (riesgo relativo [RR] de 5,2; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,1¿24,1; p=0,03); el ITB fue menor que 0,9 de significación limítrofe (RR de 5,9; IC de 95%: 0,9¿39,9; p=0,06). El mal control glucémico y lipídico (p<0,05 en ambos casos) así como la presencia de ECRV, de enfermedad arterial periférica (p<0,01 en ambos casos) y de disfunción renal (p<0,001) eran más prevalentes en sujetos con DE grave.

Conclusiones

El 40% de los varones diabéticos presenta DE. Los resultados de este estudio demuestran que la DE puede considerarse como marcador de aterosclerosis e incluirse en los algoritmos de estratificación de riesgo y detección de vasculopatía asintomática.

Med Clin (Barc). 2009;132:291-7.

Palabras clave: Disfunción eréctil. Enfermedad cardiovascular. Diabetes mellitus. Registro.

Fuente: Medicina Clínica Vol.132 Núm. 08

Deja un comentario