Eyaculación masculina. Algo de información que deberías saber

Estar informado sobre la Eyaculación Masculina te ayuda en el tratamiento y prevención.

Fases de la Eyaculación en el varón.

La eyaculación consta de dos fases, una fase de emisión o acumulación del semen y la fase de expulsión por acción de los músculos de la zona perineal y de la pelvis.

En la primera fase de emisión de la eyaculación el esperma se desplaza desde los testículos a la próstata, donde se mezcla con el líquido seminal para transformarse en el semen, que abandona la próstata para ir a la uretra. Esta fase puede durar unos 5-20 segundos y suele ir acompañada de la sensación de la llegada de forma inminente e inevitable de la eyaculación.

La segunda parte de la eyaculación es la fase de expulsión que se caracteriza por una contracción intermitente de la base del pene que fuerza al semen a salir por la uretra. Esta fase dura unos 8-15 segundos y la erección desaparece posteriormente.

Ambas fases se dan de forma continua y sin interrupción. Las contracciones pueden ser muy placenteras y forman parte del orgasmo, aunque puede haber orgasmo sin eyaculación. Un orgasmo normal presenta unas 10-15 contracciones que al inicio se dan con un intervalo de 0,6 segundos y después se van espaciando en el tiempo.

Normalmente el semen se expulsa durante la primera o la segunda contracción de forma discontinua y rítmica. El primer impulso de semen sale a una velocidad mayor de 50 km/h, aunque los siguientes son algo más lentos.

Las alteraciones de la eyaculación pueden deberse a cambios en el ritmo, la duración, el volumen, el aspecto y la sensación placentera.

Tiempos y tipos de Eyaculación en el hombre

Por ejemplo, cuando hablamos de cambios en la duración puede tratarse de eyaculación precoz, si ésta se produce antes o en el primer minuto de la penetración, si no se consigue retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales y si provoca consecuencias negativas a nivel personal; o eyaculación retardada cuando se necesita estimulación durante mucho tiempo para conseguirla.

Cuando el semen sale sin fuerza se habla de eyaculación asténica o babeante. Si el volumen de semen es inferior a 2 ml se define como hipospermia. Una ausencia completa de eyaculado se conoce como aneyaculación y puede ir acompañada de anorgasmia o falta de orgasmo; y si hay aneyaculación retrógrada el semen pasa a la vejiga, y por tanto los espermatozoides se mezclan con la orina tras un orgasmo.

Puede haber orgasmo sin eyaculación, se conoce como orgasmo seco, que en la mayoría de los hombres jóvenes no es un problema y puede deberse a que se ha eyaculado varias veces y no queda fluido seminal, pero también puede ser una manifestación de la aneyaculación retrógrada.

Si la eyaculación no produce placer se trata de eyaculación insensible o anhedonia eyaculatoria. Por otro lado, la eyaculación refleja puede aparecer sin ningún control con una estimulación mínima de la zona genital. Si se produce una eyaculación dolorosa puede haber muchas razones, por lo que el médico debe identificar el foco para poder diagnosticar el problema.

Características del semen en la Eyaculación masculina

Respecto al color y el olor del semen, estos pueden variar, pero se recomienda consultar con el médico si éste tiene un color muy amarillo o verdoso, porque podría haber una infección de transmisión sexual.

Las causas de las alteraciones en la eyaculación son muy variadas, pueden ir desde una infección a causas más graves. Por tanto, si hay alguna sospecha de que la eyaculación no sigue un curso normal se debería consultar con un sexólogo para valorarlo adecuadamente.

Formulario de contacto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *