Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Ejercicios de Kegel. Mejora tu Respuesta Sexual


Ejercitar los músculos del suelo de la pelvis o Ejercicios de Kegel.

Ejercitar los músculos del suelo de la pelvis durante cinco minutos tres veces al día puede significar una gran diferencia en el control de la vejiga. El ejercicio fortalece los músculos que sostienen la vejiga y mantienen los otros órganos de la pelvis en su lugar.
La pelvis es la parte del cuerpo que se encuentra entre los huesos de la cadera. El límite inferior de la pelvis es la parte que se encuentra entre las piernas y está formada por varias capas de músculos elásticos. Los músculos se adhieren a la parte anterior, posterior y lateral del hueso pélvico. Son principalmente dos músculos los que hacen el trabajo. El más grande se estira como si fuera una hamaca. El otro tiene forma triangular. Estos músculos evitan la salida involuntaria de orina y materia fecal.
LA MUJER MULTIORGASMICA

¿Cómo hacer los ejercicios para los músculos de la pelvis?

 Encuentre los músculos adecuados. Debe apretar los dos músculos principales que se extienden a lo largo del suelo de la pelvis. Estos son los músculos en forma de “hamaca” y de “triángulo”. Hay tres métodos para comprobar que está ejercitando los músculos adecuados.
1. Cuando esté orinando, trate de detener la salida de la orina. Si lo puede hacer, eso quiere decir que está usando los músculos adecuados.
2. Imagine que está tratando de evitar la salida de gas. Contraiga los músculos que usaría para hacerlo. Si tiene la sensación de contracción, quiere decir que esos son los músculos que debe ejercitar.
3. Acuéstese e introduzca un dedo en la vagina. Apriete como si estuviera tratando de detener la salida de la orina. Si siente que aprieta el dedo, está apretando los músculos correctos.
4. Utilice unas bolas chinas. Puede eligir unas aquí en nuestra tienda.
No apriete otros músculos al mismo tiempo. Tenga cuidado de no contraer los músculos del abdomen, piernas u otras partes del cuerpo. Contraer los músculos equivocados puede ejercer más presión sobre los músculos que controlan la vejiga. Solo apriete los músculos de la pelvis. No aguante la respiración. Repítalos, pero no exagere. Al principio, busque un lugar tranquilo para hacerlos en donde se pueda concentrar bien (en el baño o su cuarto). Acuéstese en el piso. Contraiga los músculos de la pelvis y cuente hasta tres. Relájese y cuente hasta tres. Repita de 10 a 15 veces en cada sesión.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Terapia Online

Categorías