Encordamientos Shibari

Shibari. El Juego Erótico de los Encordamientos.

Pese a hundir sus raíces en técnicas de tortura, el moderno arte de los juegos eróticos con cuerdas no es en absoluto cruel ni violento. Se trata de una práctica totalmente consensuada, con técnicas y límites definidos. Tanto el shibari como el bondage, han desarrollado estéticas y técnicas propias.shibari

Los japoneses utilizan tradicionalmente cuerdas de arroz o/y yute por sus características de manifiesta rugosidad, pero también se pueden usar cuerdas de algodón de 8 a 12 mm de diámetro y de entre 6 y 15 metros de largo.

El bondage japonés o shibari, totalmente opuesto a los cordajes de orientación occidental, se construye por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmoviliza el tronco, luego las nalgas y el vientre, y finalmente el cuerpo en su conjunto.

Como parte básica de nuestro equipamiento necesitaremos una o dos cuerdas de 7 u 8 metros. El contar con algunas cuerdas cortas, de tres o cuatro metros, rompe la ortodoxia del bondage tradicional pero nos ayudará mucho al comienzo.

Las 3 prácticas básicas son:

  1. Shinju: bondage de senos – las perlas.
  2. Sakuranbo: bondage de nalgas – las cerezas.
  3. Karada: bondage corporal entero – el cuerpo.

SHINJU – Las perlas

Cuerdas cortas o una larga y una corta

1. Envuelve el tórax con una de las cuerdas, bajo los senos, manteniendo una presión constante. Anuda la cuerda en la espalda, a la izquierda de la columna vertebral.

2. Repetir la operación con otra cuerda, pero justo sobre los senos, a no ser que se emplee una sola cuerda para todo.

3. Doblar la cuerda 3 y pasarla bajo las otras entre los senos, cruzándola una o dos veces y luego llevarla hacía la espalda formando una V. Tensar la cuerda a fin de sostener y erguir los senos. Anudar nuevamente la cuerda a la espalda, pero no sobre la columna vertebral.

4. La presión mantenida sobre los senos, los irá haciendo cada vez más sensibles, junto con la estimulación de los puntos del shiatsu.84e22351b9dd1a26

SAKURANBO – Las Cerezas –

De una a tres cuerdas

1. Se toma una cuerda, se dobla y se hace un nudo simple para pasar un bucle. El bucle se realiza bajo el ombligo, se enlaza el talle y se pasa los extremos de la cuerda por el bucle.

2. Volver a descender con la cuerda hacia el sexo, pasándolo entre los labios mayores, en el caso de una modelo femenina.

3. Volver a subir entre las nalgas y anudar a la cuerda que ciñe el talle.

Las otras dos cuerdas se enrollan en torno a ambos muslos, bajo las nalgas, atando sobre el exterior del muslo, dejando unos 30 cm libres. Con ese trozo, se sube hacía la espalda y se anuda a la de la cintura. El nombre de esta técnica proviene de la forma de ambas cuerdas alrededor de los muslos, que evoca un par de cerezas.

KARADA – EL Cuerpo –

Se precisa una cuerda larga

1. Se pliega la cuerda en dos, y se pasa alrededor del cuello, dejando caer ambos cabos a cada lado del cuerpo.

2. Hacer un nudo justo por encima de los senos, otro entre los mismos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y el cuarto entre el ombligo y los genitales.

3. La cuerda se pasa entre las piernas, subiendo lo largo de la columna y pasando los extremos por el bucle del cuello, dejándolos colgar de nuevo hacía abajo.

4. Ahora se separan ambos extremos y se traen sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos.

5. Se los cabos bajo las cuerdas, y se vuelve sobre la espalda, haciendo un nudo.

6. La cuerda se pliega en dos, pasando alrededor del cuello, dejando caer un trozo por delante de cada lado del cuerpo.

7. Hacer un nudo justo por encima de los pechos, otro entre los pechos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y un cuarto nudo entre el ombligo y el sexo.

8. Pasar la cuerda entre las piernas, subir a lo largo de la columna vertebral y pasar ambos cabos por el bucle del cuello (también puedes empezar de nuevo hacia la espalda, antes de pasar los cabos por el bucle).

9. Separar ambos cabos, traerlos sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos.

10. Se pasan los cabos bajo las cuerdas y se llevan a la espalda para pasarlos por el bucle de la espalda.

11.Se comienza de nuevo esa misma operación (9 y 10) hasta el fin de la cuerda.

Precauciones

  • Cuando se pasa rápidamente una cuerda sobre la piel, debemos protegerla para evitar quemaduras.
  • Es conveniente tener siempre al alcance de la mano unas tijeras que puedan cortar la cuerda en caso de emergencia.
  • Jamás se pasa un lazo apretado alrededor del cuello de la modelo.
  • Es preciso comprobar regularmente las extremidades sujetas aun shibari, para comprobar que las cuerdas no están demasiado apretadas.
  • Una palabra de seguridad es conveniente, en especial si el maestro carece de experiencia en el arte del shibari.
  • No se debe practicar shibari con modelos que presenten presión baja extrema, problemas cardiorrespiratorios o de circulación.
  • Y siempre debe recordarse: no se trata de un simple jugar a las cuerditas. A veces, las sensaciones que una modelo puede experimentar durante una sesión de shibari pueden llegar a niveles insospechados y rozar los límites de lo mágico. Se ponen en marcha resortes que conectan al individuo con su lado más oculto y protegido: un terreno inexplorado que conviene estudiar con ánimo tranquilo y tiempo abundante. La modelo, las cuerdas y el Maestro, forman un triángulo mágico cuyo resultado puede ser unas gratificantes horas, un tiempo de increíbles emociones…o el éxtasis.

Deja un comentario