Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Estructura anatómica del pene.


Sexólogos Valencia, tus Sexólogos en Valencia te informa de la anatomía del pene.

La estructura anatómica del pene es el soporte ideal para la vaso – dilatación como respuesta fisiológica primaria al estímulo sexual.

anatomia_pene_ampliada

El pene está formado por tres cuerpos cilíndricos de tejido eréctil: los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso. Los cuerpos cavernosos son dos (derecho e izquierdo) ubicados en el plano dorsal, paralelos el uno al otro, miden de 15 a 16 centímetros en estado fláccido y 20 a 21 centímetros en erección. El cuerpo esponjoso contiene además de tejido eréctil, la uretra.

Las tres estructuras se encuentran rodeadas por una capa fibrosa individual, la túnica albugínea y circundadas por densas vainas.

En la base o raíz peneal, los cuerpos cavernosos divergen para insertarse en las ramas del pubis y del isquión (el arco púbico). Cada una de ellas está rodeada por el músculo isquio – cavernosos, de naturaleza estriada. El cuerpo esponjoso, a su vez, está encapsulado por un músculo esquelético constituyendo el bulbo esponjoso.anatomia_pene

Los dos cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso, constituyen el tejido eréctil del pene que recibe sangre arterial de las arterias pudendas internas. Estas ramas son: las arterias dorsales del pene, que se encuentran cerca de la superficie dorsal del pene en la túnica albugínea; y por otra parte, las arterias cavernosas corren en sentido longitudinal a través de cada cuerpo cavernoso; dos arterias bulbo – uretrales corren longitudinalmente a través del cuerpo esponjoso en dirección ventral con respecto a la uretra. Estas arterias terminan en pequeños capilares que se abren en forma directa en los espacios cavernosos.

El retorno venoso se realiza por la vena dorsal superficial y por la vena dorsal profunda.. En el espesor de los cuerpos cavernosos existen muchos compartimientos separados por bandas o cordones de tejido fibroso llamadas tubérculas. Estos compartimientos están entremezclados con arteriolas cuya túnica íntima contiene supuestamente pequeñas protuberancias que en el estado de contracción ocluyen de modo parcial su lúmen, reteniendo la sangre en los senos cavernosos. Cuando las arteriolas se dilatan, el flujo de sangre en el pene aumentan y los senos se llenan. Se cree que las venas del pene contienen válvulas que dificultan la salida de la sangre. También se cree que la contracción del músculo isquio – cavernoso ayuda a la erección por constricción venosa secundaria; a este mecanismo se le da poco valor en la actualidad.

No todas las veces que se da la vaso – dilatación se encuentra una causa de tipo erótico. Son también capaces de determinar la erección los esfuerzos físicos, como elevar una carga pesada (erección parcial, generalmente) y se han visto erecciones debido a procesos irritativos. Hay aún erecciones de tipo espontáneo que se dan al despertarse el sujeto, además de las erecciones durante el sueño.

Las sensaciones sexuales pueden originarse en las estructuras internas, tales como áreas irritadas de la uretra, vejiga, próstata, vesículas seminales, los testículos y los vasos eferentes.

Una de las causas de la “necesidad sexual”, es probablemente la saturación de los órganos sexuales con secreciones. Las infecciones e inflamaciones de esos órganos, algunas veces causan deseo sexual casi continuo. Desde el punto de vista sensitivo, el glande contiene un sistema sensorial periférico, altamente organizado, que transmite al sistema nervioso central, una modalidad de sensación, que puede ser denominada como sensación sexual.

Los impulsos pueden ingresar en la médula espinal desde áreas adyacentes al pene para incrementar la estimulación durante el acto sexual. Por ejemplo, la estimulación del epitelio anal, el escroto y las estructuras perineales en general, pueden enviar impulsos a la médula, los cuales aumentan la sensación sexual.

Por lo tanto el acto sexual del hombre, resulta de un mecanismo reflejo inherente integrado en la médula sacra o lumbar y sus mecanismos pueden iniciarse debido a una estimulación psíquica o estímulo sexual directo.

El pene es un tubo cerrado, formado por tres haces de tejido vascular unidos por tejido conjuntivo y cubiertos por piel laxa. Dos haces grandes de tejido, los cuerpos cavernosos, forman la parte superior del pene y contienen numerosos compartimentos que se llenan de sangre durante la excitación sexual, lo que provoca la erección y rigidez del pene. Los nervios sacros controlan el flujo de sangre hacia el interior de los cuerpos cavernosos, debajo de éstos se encuentra el tercer haz de tejido, el cuerpo esponjoso. Este haz está perforado por la uretra. El extremo del pene ostenta un ensanchamiento muy rico en terminaciones nerviosas sensitivas que recibe el nombre de glande, que está cubierto por una capa cutánea retráctil llamada prepucio.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías