Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Función del sistema nervioso parasimpatico


La función principal del sistema nervioso parasimpático es la de provocar o mantener un estado corporal de descanso o relajación tras un esfuerzo o para realizar funciones importantes como es la digestión, micción o el acto sexual. Realiza funciones opuestamente complementarias con respecto al sistema nervioso simpático.

Por tanto el sistema nervioso parasimpático participa en la regulación del aparato cardiovascular, del aparato digestivo y del aparato genitourinario. Hay tejidos, como el hígado, riñón, páncreas y tiroides, que reciben inervación parasimpática, lo que sugiere que el sistema parasimpático participa en la regulación metabólica, aunque las influencias colinérgicas sobre el metabolismo no están bien conocidas.

  • Aparato cardiovascular: Los efectos del sistema parasimpático sobre el corazón están mediados por el nervio vago. La acetilcolina disminuye la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción del miocardio por múltiples mecanismos como:
  1. Disminución de la velocidad de despolarización del nodo sinusal.
  2. Retraso de la conducción de los impulsos a su paso por la musculatura auricular.
  3. Alargamiento del periodo refractario.
  4. Disminución de la velocidad de conducción a través del nódulo auriculoventricular.
  5. Inhibición de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso simpático sobre las fibras miocárdicas.
  • Aparato gastrointestinal: La inervación parasimpática del intestino discurre por el nervio vago y los nervios sacros de la pelvis. El parasimpático produce:
  1. Aumento el tono de la musculatura lisa gastrointestinal.
  2. Estimulación de la actividad peristáltica.
  3. Relajación de los esfínteres gastrointestinales.
  4. Estimulación de la secreción exocrina del epitelio glandular.
  5. Aumento de la secreción de gastrina, secretina e insulina.
  • Aparato genitourinario: El parasimpático sacro inerva la vejiga urinaria y los genitales. La acetilcolina aumenta el peristaltismo ureteral, contrae el músculo detrusor y relaja el trígono y el esfínter vesical, por lo que su papel es esencial para coordinar la micción.
  • Aparato respiratorio: Está intervado por fibras parasimpáticas procedentes del vago. La acetilcolina aumenta las secreciones traqueobronquiales y estimula la broncoconstricción.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías