Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Inhibición del orgasmo


La inhibición del orgasmo es un trastorno en el cual la mujer no tiene orgasmos o, si los tiene, se presentan con mucho mayor retardo que el requerido por la pareja, o tiene mucha dificultad para alcanzarlos a pesar de recibir un estímulo apropiado.

El trastorno puede durar toda la vida, se puede desarrollar tras un período de funcionamiento normal o puede ocurrir sólo en ciertas situaciones o con ciertas parejas. Cerca del 10 por ciento de las mujeres no tiene nunca un orgasmo con ninguna clase de estimulación o en ninguna situación. En general, las mujeres pueden tener un orgasmo con la estimulación del clítoris, pero probablemente más de la mitad es a menudo incapaz de tener un orgasmo durante las relaciones sexuales a menos que el clítoris sea estimulado durante la penetración vaginal.

Las causas de la inhibición del orgasmo son similares a las del trastorno de la disminución del deseo sexual. La relación sexual puede estar completamente terminada para el compañero antes de que la mujer alcance el orgasmo. Algunas mujeres pueden no tener ningún problema en desarrollar una adecuada excitación, pero pueden estar temerosas de “dejarse llevar” en el curso del acto sexual. Las razones pueden ser sentimientos de culpabilidad tras una experiencia placentera o miedo ser dependientes del compañero. También puede representar un miedo a perder el control.

Tratamiento

Se trata toda causa física que identifique el médico. Cuando predominan las causas psicológicas, puede ser beneficioso el asesoramiento individual o en pareja. La técnica focalizada en las sensaciones es generalmente beneficiosa para las mujeres inhibidas sexualmente. Sin embargo, la técnica resulta menos beneficiosa para las mujeres capaces de tener un orgasmo a partir de la estimulación del clítoris pero no durante una relación sexual.

Es esencial el conocimiento de la mujer del funcionamiento de sus órganos sexuales y de sus respuestas. Ella debería conocer los mejores modos de estimular su clítoris. La sensaciones vaginales pueden ser aumentadas reforzando el control voluntario de los músculos que rodean la vagina usando los ejercicios de Kegel. En estos ejercicios, la mujer contrae fuertemente sus músculos vaginales (como para cerrar el meato urinario) 10 ó 15 veces en tres ocasiones a lo largo del día. Generalmente, después de dos o tres meses, mejoran el tono muscular y la sensibilidad y aumenta la sensación de control de la mujer.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías