La Disfunción Eréctil

¿Qué es la disfunción eréctil?

Es el fracaso o dificultad parcial o completa, persistente o recurrente del hombre, en obtener o mantener una erección adecuada para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria. Es una disfunción sexual de la fase de excitación.

¿Cómo se produce?

La Disfunción Eréctil afecta actualmente a más de 100 millones de hombres en todo el mundo y 1,5 millones en España. Su detección y diagnóstico, así cómo el tratamiento más eficaz, son necesarios para la salud general del varón.

La erección es el resultado de un proceso complejo que involucra vasos sanguíneos y sistema nervioso. La misma se produce por un acumulo de sangre en el pene.

El pene está compuesto por tres cuerpos cilíndricos: 2 cuerpos cavernosos y 1 cuerpo esponjoso. En su interior existen múltiples cavidades. Durante la erección se van rellenando de sangre hasta alcanzar una rigidez satisfactoria.

La erección es un fenómeno complejo que se produce en y por el tejido eréctil de los cuerpos cavernosos en función de un estímulo neurológico específico, con unas condiciones hormonales y vasculares correctas.

La erección se produce o bien de forma espontanea en algunas fases del sueño, o bien frente a una estimulación sexual donde se produce una excitación. Cuando el hombre experimenta esta excitación, ya sea de tipo mental o físico, el mensaje para que se produzca la erección es transportado por los nervios y existen una serie de sustancias químicas que son las que trasmiten la orden.

El sistema nervioso central es quien coordina y manda las instrucciones a favor o en contra de la entrada o salida sanguínea. Ante el estimulo sexual, las sustancias químicas abren los vasos sanguíneos y producen un aumento de la entrada de sangre, se llenan los cuerpos cavernosos (esponjas) y se cierra la salida lo que hace que el pene se ponga rígido.

¿Qué lo produce?

Las causas de la disfunción:

El varón con disfunción erectiva experimenta una serie de alteraciones en los mecanismos responsables de la erección, de forma que los vasos sanguíneos de los cuerpos cavernosos del pene, no se expanden lo suficiente y no pueden llenarse de sangre.

La disfunción eréctil puede ser de causa orgánica, psicógena o mixta:

Causa Orgánica:
-Origen Neurológico
-Origen Vascular
-Origen Endocrino
-Enfermedades del pene
-Uso de algunos medicamentos
-Uso de sustancias tóxicas, incluyendo el alcohol y el tabaco
-Diabetes
-Exceso de colesterol (a largo plazo)
-Hipertensión

Causa Psicógena:
-Ansiedad frente a la ejecución
-Depresión
-Conflictos de relación de pareja
-Situaciones estresantes vitales
-Sentimientos de vergüenza o culpa
-Miedos
-Fobias
-Baja autoestima
-Mala información sexual: relacionada con mitos inciertos

Causa Psicógena: En la mayoría de los casos el paciente que presenta un problema de estas características y su causa es orgánica suele presentar una alteración emocional. Estas alteraciones psicológicas suelen ser: sentimientos de frustración, perdida de autoestima, miedo a fracasar en siguientes intentos, temor a comunicar su problema, ansiedad ante el acto sexual y en algunos casos perdida de apetencia sexual y evitación de la relación sexual.

Cuando un hombre centra su atención en obtener o mantener una erección lo único que consigue es frenar o detener el proceso erectivo. El estado de ansiedad pone al organismo en señal de alerta, puede no percibir adecuadamente los estímulos sexuales.

Deja un comentario