Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

La impotencia sexual


En las parejas, la base para una relación duradera es una buena comunicación. Sin embargo, cuando sobrevienen problemas sexuales, se puede afectar la comunicación en la pareja. El National Institute of Health definió la disfunción eréctil como la incapacidad para conseguir o mantener una erección. Esta enfermedad puede afectar hasta el 20% de los varones en los países desarrollados, de los cuales menos del 10% consultarán para conseguir un tratamiento.

Cualquier varón puede presentar en algún momento de su vida un fallo en la erección que generalmente se produce por cansancio, estrés o consumo excesivo de alcohol, que es transitorio y que desaparece con el descanso o al llegar las vacaciones. En los casos en que el problema se mantiene, se debe consultar a un especialista (andrólogo, urólogo). Se considera que el 70% de los varones que presentan disfunción eréctil presentan un problema físico, mientras que en el 30% restante el problema será psicológico. En algunos casos coexisten los problemas físicos y psicológicos. Los problemas físicos que mas frecuentemente producen disfunción eréctil son: Diabetes, obstrucción de las arterias del pene, problemas neurológicos, cirugías sobre próstata o sobre recto, abuso de drogas, alcohol o tabaco, problemas hormonales o enfermedades crónicas de los riñones o del hígado. Los problemas psicológicos que causan disfunción eréctil son: estrés en el trabajo o en el hogar, discusiones conyugales, excesivas expectativas sexuales, depresión, etc.

En general no existe una edad límite para consultar por una disfunción eréctil y además no debe considerarse que es la evolución normal del envejecimiento pues los hombres pueden disfrutar de una actividad sexual satisfactoria hasta edades muy avanzadas, solamente debe estar dispuesto a resolver su problema.

Durante la primera visita el especialista realizará una exhaustiva historia clínica para intentar identificar el elemento causal de la disfunción y además un examen físico completo (genitales, sistema nervioso, sistema vascular). Posteriormente solicitará pruebas de laboratorio incluyendo determinación de hormonas para descartar enfermedades generales que puedan ser la causa de la disfunción eréctil. En la siguiente visita el especialista realizará un estudio con Doppler arterial para identificar que el aporte de sangre al pene es el correcto y además un test que consiste en la inyección de una sustancia en el pene (prostaglandina, Caverjet) que consigue que se produzca una erección si el paciente no tiene alteraciones en las arterias. En los casos en que el test es positivo y el paciente no había sido sometido a cirugías que pudieran haber cortado los nervios de la erección, se considera que la causa mas probable es un trastorno psicológico por lo que se aconsejará psicoterapia.

Si el test de Caverjet es negativo, lo más probable es que el problema sea de las arterias y el paciente deba ser operado para colocar una prótesis peneana. Las prótesis son de tipo semirígidas en las que el pene mantiene permanentemente la erección y unas mas sofisticadas y caras que son hidráulicas que el paciente hincha antes del acto sexual, deshinchándose al finalizar el coito.

Actualmente, con la incorporación de tratamientos por vía oral (sildenafilo, Viagra® ) y proximamente la apomorfina se ha facilitado el tratamiento de la disfunción eréctil. Otras acciones que son efectivas en el tratamiento de la disfunción eréctil son la suspensión del tabaco o de la ingesta excesiva de alcohol. La administración de hormonas masculinas es efectiva en un reducido número de pacientes ya que solo el 5% de los casos de disfunción eréctil se debe a alteración de las hormonas como la testosterona, la prolactina o los estrógenos. Los aparatos de vacío (Vacuum) que consiste en un cilindro de plástico dentro del que se coloca el pene y sobre el que se realiza un vacío (succión controlada) que produce una erección que se mantiene colocando una banda de goma en la base del pene. Luego del acto sexual, al retirar la banda de goma el pene pierde la rigidez. Otra terapéutica efectiva en el 70-80% de los casos es la inyección (prácticamente indolora) en uno de los costados del pene de una sustancia (prostaglandina) que produce una erección.

El paciente debe saber que en la actualidad la impotencia sexual es curable.

 

Fuente: Urovirtual.net

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías