La Norma Sexual.

La mayor parte de las culturas tienen normas sociales sobre la sexualidad. Por ejemplo, muchas culturas definen la norma sexual como una sexualidad que consiste únicamente en actos sexuales entre un hombre y una mujer casados. Algunos grupos y culturas (como la Iglesia Católica Romana y especialmente la religión islámica) van más allá, limitando la norma sexual a los actos que tienen como objetivo la reproducción. En el caso de la religión islámica, estos actos fuera del matrimonio pueden llegar incluso a la lapidación (pero cuando es la mujer la que infringe la norma).

Diversos estudios han mostrado que el comportamiento sexual humano no se suele adaptar bien a las exigencias impuestas por las sociedades o religiones, siendo la masturbación prácticamente universal y el sexo prematrimonial, la monogamia en serie, el adulterio y el comportamiento homosexual y bisexual mucho más comunes de lo que las sociedades están dispuestas a reconocer.

Existe mucha hipocresía sobre el comportamiento sexual en todos los sentidos. Por poner un ejemplo, las sociedades que regulan de forma agresiva el comportamiento sexual tienden a tener altos índices de abuso sexual a menores. Sin embargo, en la sociedad formal, la discusión de este tema es un tabú. Este comportamiento ha sido documentado en Pakistán, Filipinas y la Inglaterra victoriana.

Deja un comentario