Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Las caricias


Desde el comienzo de nuestra existencia, la caricia juega un papel muy importante en nuestra capacidad de sentir placer y de relacionarnos íntimamente con otro ser humano.
De pequeños una caricia disminuía un dolor físico o emocional, o nos hacía sentir la persona más importante del mundo para alguien.
De adultos es la relación de pareja el espacio ideal para gratificarnos mutuamente con la caricia.

Cualquier momento puede ser el adecuado para ello: si tomamos una ducha juntos en la mañana, podemos consentirnos y juguetear bajo el agua; las labores hogareñas como lavar los platos, cocinar, organizar, etc, se hacen más divertidas con un abrazo sorpresivo, o un beso picaresco en la oreja o cuello de la pareja. Los ratos de descanso, leyendo o viendo televisión, se pueden combinar con caricias tiernas y eróticas.

Como preámbulo a una relación sexual, la caricia no sólo es importante sino indispensable para lograr un adecuado nivel de excitación en los dos miembros de la pareja. Cultural y fisiológicamente suele haber diferencias entre hombres y mujeres en el tiempo y estímulos requeridos para llegar a un orgasmo. Por esta razón es necesario hablar con la pareja al respecto, pedirle claramente lo que me excita, decirle lo que no me gusta o me resulta doloroso, e igualmente preguntarle, para llegar a acuerdos respetando siempre al otro y a mí mismo(a) cuando algo no sea agradable.


Aunque haya hombres e incluso mujeres que no requieran de mucho preámbulo para lograr excitarse, las caricias son un excelente medio para enriquecer la relación sexual, prolongando el encuentro gratificante, para lograr una entrega más plena, enriquecida con ternura, erotismo, pasión, y no sólo un contacto genital mecánico.

Para fluir en la intimidad es necesario que cada miembro de la pareja se sienta bien con su propio cuerpo. Sin importar lo hermoso que sea, el cuerpo de cada uno es el instrumento que la vida le da, para encontrarse íntimamente con el ser que ama. Cada uno puede ser profesor y alumno de su pareja en el arte de la caricia. Permítase explorar cosas nuevas como aceites para darse masajes, deje volar su imaginación para utilizar sus dedos y manos de maneras ingeniosas, utilice otras partes de su cuerpo como la lengua, los pies, los codos, etc. Recuerde que la música y la palabra son complementos maravillosos de la caricia física. Expresar verbalmente el amor, la emoción, el pacer, también son otras formas de caricia que estimulan el oido.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías