Lubricacion Vaginal

Definición.

La lubricación vaginal se considera la primera fase de la respuesta sexual femenina y también la excitación (equivalente a la erección masculina), acompañada de la segregación de un líquido transparente característico, llamado flujo vaginal, producido por las glándulas de Bartolino, que se encuentran en las paredes vaginales, encargadas de lubricar los genitales, para facilitar la penetración de manera sencilla y sin dolor. El hombre posee glándulas análogas, llamadas glándulas bulbouretrales.

La lubricación vaginal fue descrita por primera vez por De Graaf. Más tarde, el amante incansable, Giacomo Casanova, en sus “Memorias y autobiografía” también destaca la importancia de la lubricación vaginal durante la relación sexual. Dos siglos después de las experiencias comentadas por Casanova fue estudiado científicamente el papel de la lubricación y sus efectos.

El flujo vaginal.

Este fluido es el que lubrica a la vagina, y se produce tanto en la preparación del órgano para el acto sexual, como en las fases inicial y final de la menstruación. Se caracteriza por un olor agrio que se intensifica si existen infecciones en el órgano.

Lubricación escasa o abundante.

Una lubricación escasa puede ser traba para una penetración cómoda, siendo al mismo tiempo dolorosa casi siempre. Una lubricación excesiva puede disminuir la sensibilidad durante el acto, tanto en el hombre como en la mujer.

La falta de lubricación se puede paliar por medio de lubricante íntimo; debiendo conocer, que en algunos casos esa escasez puede producirse por varios motivos personales como la desmotivación, posiblemente subsanable participando en juegos sexuales o haciendo realidad alguna fantasía sexual, o por enfermedad que requerirá la asistencia de un especialista.

Esta sequedad vaginal es una de las causas principales de la dispaurenia, dolor durante la relación sexual. Puede estar originada por múltiples causas, principalmente orgánicas o psíquicas.

Causas orgánicas. La falta de estrógenos en el organismo es la causa que suele darse con más frecuencia para que exista sequedad. Típico de las mujeres con menopausia o cerca de pasar a esta fase y también en las que tienen un ciclo menstrual alterado, éstas últimas suelen solucionar más fácilmente su problema debido a que responden mejor al tratamiento adecuado mezcla de estrógenos y lubricantes.

Algunos anticonceptivos también son responsables de la sequedad, según sus efectos secundarios, por ejemplo los que tienen entre sus componentes excesos androgénicos y son bajos en estrógenos a la vez. La solución está en cambiar de método anticonceptivo. Algunos medicamentos además de equilibrar desajustes corporales también son capaces de bajar la producción de lubricación vaginal.

Otras causas a las que se les da menos importancia pero que pueden motivar una disminucución de la lubricación son: el período post-parto, el período de lactancia, la diabetes, una intervención quirúrgica o una infección vaginal.

Causas psíquicas. El principal motivo es el conjunto de temores que se tengan respecto a la sexualidad, verdaderos o falsos, influyen en la facilidad para lubricar vaginalmente. Es importante saber que las mujeres a las que no les resulte agradable el sexo o la pareja (porque no esté totalmente satisfecha, sepa que sólo busca su placer masculino, no exista la preparación adecuada), serán las más propensas a tener sequedad vaginal, algunas veces el lugar de encuentro para realizar el acto sexual también influye.

Suele darse más en diversas culturas y religiones actuales donde el sexo sigue siendo tabú, algo que constituye pecado. Cuando estas mujeres están preparadas para realizar el acto sexual, superados los juegos preliminares y con una buena lubricación, debido a la educación y al temor que le provoca, son reacias a llegar hasta el final de manera inconsciente.

Otra causa puede ser la frecuencia con que se mantienen relaciones sexuales, las mujeres con relaciones esporádicas son más asiduas a tener sequedad que las que mantienen una vida sexual activa, independientemente de la edad u otro factor.

Deja un comentario