Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Psicólogos Sexólogos en Valencia.


¿Sexólogo o psicólogo?

El término sexólogo y psicólogo tiende a generar alguna confusión en las personas que están valorando solicitar una consulta para resolver problemas relacionados con la esfera sexual. En realidad no son excluyentes. Normalmente un sexólogo es un psicólogo clínico con formación específica en la conducta sexual humana, sus estructuras fisiológicas implicadas,  y las características psicológicas que influyen en la respuesta sexual sana y la patológica. El sexólogo, dentro de su desempeño profesional, trata aquellas disfunciones o trastornos que pueden producirse alrededor de la sexualidad.

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco
Psicólogos y Sexólogos Especialistas en Psicología y Sexología Clínica en Valencia.

Como en cada área de conocimiento, cuanta más formación y experiencia tenga el profesional, más garantías existen de ayuda. En cualquier caso un psicólogo clínico tiene una formación suficiente para tratar los problemas asociados a la esfera sexual. No siendo normalmente necesaria una formación extra. De este modo podríamos hablar de ansiólogo, para el especialista en ansiedad. Lo que ocurre es que normalmente la sexualidad, la ansiedad, el estado de ánimo, los miedos… forman parte del trabajo principal del psicólogo especialista en psicología clínica. Así pues cuando se asocia el título de sexólogo, es una indicación de que el profesional tiene esa formación específica, además de la necesaria para la intervención psicoterapéutica gracias a su título de psicólogo clínico o de psicólogo general sanitario.

Normalmente aunque el motivo de consulta sea relacionado con la sexualidad, existen causas relacionadas con la manera que tiene cada persona de afrontar su vida, la ansiedad, la exigencia, el control, los miedos… Más allá de los tratamientos y tareas específicas que existen para resolver disfunciones sexuales como la anorgasmia, el vaginismo, la impotencia, etcétera, siempre hay que trabajar en las habilidades psicológicas básicas relacionadas con el manejo de la ansiedad, el ánimo… para que el resultado se mantenga en el tiempo y no se produzcan recaídas.

Consulta de Sexología y Psicología en Valencia
Sexólogos y Psicólogos en Valencia.

¿Cómo es una terapia sexual?

Un sexólogo y un psicólogo clínico explica y resuelve las dificultades sexuales de sus pacientes, además facilita conocimientos sobre la sexualidad, ayudándole a identificar sus metas sexuales. Ofrece recursos, herramientas y técnicas para ayudar a cumplir sus objetivos y, finalmente, a manejar su propio crecimiento sexual. El proceso implica los siguientes pasos:

  1. Evaluación del estado del paciente y de sus dificultades.
  2. Ayuda a los clientes a identificar los factores que les permiten sentirse seguro y los que les impiden cumplir con sus metas sexuales.
  3. Diseña y propone ejercicios para ayudar a los clientes a ampliar progresivamente sus zonas de confort sexuales hasta que alcancen sus metas.

¿Qué tipos de problemas relacionados con la sexualidad trata un sexólogo de forma más específica que un

psicólogo clínico?

  • Encontrar actividades sexuales satisfactorias después de una cirugía, una enfermedad o con movilidad limitada.
  • Consejos para mantener la intimidad y las relaciones sexuales satisfactorias durante el embarazo y la paternidad.
  • Informar y divulgar conocimientos sobre sexualidad en aquellos entornos y a aquellas personas que necesiten formación sobre este área.
  • Sentirse sin experiencia.
  • La identidad sexual y la disforia de género (heterosexuales, homosexuales, bisexuales, transexuales, etc.)
  • Asesoría sobre tipos de parejas: monógama, polígamas, abierta, intercambio de parejas, etc.)
  • Dificultad para identificar actividades satisfactorias para ambas partes.

¿Qué problemas tratan los psicólogos y los sexólogos?

  • Sentir vergüenza por la sexualidad o el deseo sexual.
  • Sentimiento negativo sobre el propio cuerpo.
  • Deseos, gustos o fantasías distintos en la pareja.
  • Infidelidad.
  • Falta o disminución del deseo o la excitación.
  • Dificultad para mantener la excitación.
  • Disfunciones  eréctiles.
  • Dificultad para alcanzar el orgasmo.
  • Dificultad sobre control eyaculatorio.
  • Problemas asociados a la penetración.
  • Dificultad para comunicar necesidades y deseos sexuales.
  • Trauma sexual o historia de abuso sexual.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Terapia Online

Categorías