Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Punto G


No se trata de un mito, existe. En mujeres y en hombres. El sexo ofrece tantas alternativas como personas hay en el mundo, lo único que se debe hacer es explorar tanto el propio cuerpo como el del otro. La exploración hará encontrar puntos de excitación más allá del clítoris y del pene. Y el punto G se ha convertido para muchos en una búsqueda infinita de placer.

El punto G en la mujer

El punto G forma parte de la anatomía de toda mujer. Es un tejido que se encuentra en la pared frontal de la vagina, a aproximadamente cinco centímetros de su entrada. Es muy sensible porque está rodeado de terminaciones nerviosas. La mejor manera de estimularlo es explorarlo y tocarlo, o tener una penetración por detrás durante el acto sexual.

Muchas mujeres afirman que cuando este punto es estimulado sienten más placer, o de una manera diferente, que en otras partes de la vagina. Para encontrar el punto G, hay que poner el dedo en la vagina y, con éste apuntar hacia el abdomen, moviéndolo como si se dijera “ven acá”. Su tamaño es, aproximadamente, como el de una moneda mediana, aunque su localización y dimensión pueden variar entre una mujer y otra.

Algunas mujeres pueden llegar al orgasmo con esta estimulación y, consecuentemente, eyacular un líquido blanco o transparente. Claro que no les acontece a todas, depende de cada una, a algunas les puede molestar (cada persona es diferente) y a otras, por el contrario, causar un mayor placer. En cualquiera de los dos casos no hay nada de malo.

Sin embargo, descubrir el punto G no es una tarea fácil, por lo que algunas mujeres llegan a creer que no lo poseen. Aquellas que sí lo han encontrado, dicen disfrutar mucho la posición de “perrito” durante el acto sexual, ya que le permite al pene un mejor acceso a la pared del frente de la vagina. Una presión firme, un ritmo rápido y mucha fricción, facilitarán el logro del orgasmo. Cuando se comienza a estimular este punto, varias mujeres tienen una sensación parecida al deseo de orinar.

En el hombre

En años recientes se ha descubierto que el hombre también cuenta con este punto, el cual también resulta de extrema sensibilidad -si se sabe explorar-, y puede desencadenar en orgasmos más placenteros. No obstante, muchos hombres no quieren descubrir este punto porque lo consideran antihigiénico. Aunque también creen que con la búsqueda de este punto pierden su masculinidad. La realidad es que este acto no tiene nada que ver con ser homosexual, lo cual implica otras cosas que van más allá de una elección sexual. Además, quienes lo han probado dicen que es una experiencia en extremo satisfactoria.

Este punto, en realidad, se trata de la próstata, una glándula que genera el líquido seminal que transporta a los espermatozoides. Para llevar a cabo esta búsqueda, es preciso tener en cuenta los siguientes consejos: evitar molestias o heridas teniendo las uñas bien cortas, usar guantes de látex o un preservativo para una mayor protección, aplicar en el dedo -antes de introducirlo- un lubricante a base de agua, tocar suavemente la parte externa del ano, haciendo círculos.

Cómo aumentar el placer

Para descubrir nuevas formas de placer hay que contemplar el cuerpo de la pareja a través de caricias, besos y abrazos en el momento de la relación sexual. Por lo que resulta conveniente el diálogo, porque hace saber al otro qué gusta y qué no.

Una de las maneras para llegar al orgasmo (culminación del placer sexual) es la estimulación erógena. Los sexólogos dicen que las áreas que provocan más excitación en la mujer son: la boca -a través de los besos, suaves o apasionados-, el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos y el área alrededor del ombligo. Y para culminar, el punto máximo femenino es el clítoris, donde la sensibilidad y el placer se unen. Además, por supuesto, del famoso punto G.

En el caso del hombre, la estimulación de sus genitales les provoca una excitación inmediata. Pero también tiene otros puntos débiles como: los hombros, la espalda, el pecho y los pezones. Lo único que hay que hacer es probar, siempre y cuando ambos estén de acuerdo.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías