Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Qué hacer ante la pérdida de apetito sexual


El deseo sexual se nutre especialmente de la fantasía y de la sorpresa. Por eso, después de varios años de relaciones sexuales es posible que el deseo sexual desaparezca, o por lo menos se atenúe bastante.

He aquí algunos consejos para avivar esa llamita que tanta felicidad puede darnos.

Busca huecos en tu vida para el placer. Cuando te aburres en la cama lo más probable es que tu vida en general sea bastante aburrida: el trabajo, las letras,… el exceso de responsabilidades disminuye la libido; intenta lograr más tiempo para tí, para gastarlo en lo que más te gusta y, por supuesto, en el sexo. No se puede ser desgraciado en toda la vida y feliz en la cama. El equilibrio perfecto es que el tiempo de trabajo y el tiempo de ocio sean iguales, pero si esto no es posible…

Relájate. La experiencia sexual exige un estado emocional sosegado; muchas faltas de deseo se deben a la ansiedad o al miedo que provoca la misma relación sexual o a las preocupaciones que uno suele llevarse a la cama. Olvídate de todo, de lo pasado y de lo futuro, y céntrate en el aquí y en el ahora, en sentir, en tu piel y en la de tu pareja.

Retrasa el encuentro amoroso. La abstinencia sexual es, a veces, una buena práctica para devolver el apetito a un paladar aburrido. Pero también son buenas las caricias, los besos, los abrazos sin otro objetivo que el placer y la expresión de sentimientos. Olvídate del coito o del orgasmo o de cualquier otro objetivo final, haz sexo sin planificar, a lo que salga y concluye la sesión cuando lo desees.

Prolonga los preparativos. Nadie puede sentirse aburrido cuando nota que su pareja está tan excitada que la más ligera caricia puede provocar el más acuciante de los orgasmos; esto sólo se logra con lentos y generosos preparativos, no busques nunca el coito, si eres chico sorprenderás a tu chica agradablemente y si eres chica conseguirás que él aprenda cosas de su cuerpo que ni siquiera podía imaginar.

Descubre nuevos estímulos. Nuestra sexualidad se nutre de la sorpresa y nuestros deseos sexuales se encienden más rápido ante estímulos nuevos. Para ello, pon en marcha tu fantasía erótica, no te canses nunca de investigar en este terreno, del mismo modo que no nos cansamos de investigar en el campo de los sabores o de los olores. El sexo es la orgía de todos los sentidos, aprende a estimularlos todos para tu placer y lo demás se te dará por añadidura.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías