Sildenafil. VIAGRA.

Es el primer medicamento que salió al mercado en su grupo de actuación para la disfunción eréctil. En los estudios realizados, sildenafil mejoró las erecciones en 3 de cada 4 participantes (~75 %), comparado con sólo 1 de cada 4 que mejoraron al tomar un placebo; con sildenafil, 1 de cada tres intentos de coito fue un éxito -comparado con sólo 1 de cada 5 intentos en pacientes con placebo-. Viagra aumenta una sustancia llamada GMP cíclico, que se produce en el pene durante la actividad sexual y que aumenta el flujo sanguíneo.

Así, sildenafil aumenta el flujo del pene de forma natural, de modo que la estimulación sexual causa erección. Viagra no es, pues, un afrodisíaco, ni una hormona, ni un producto que cause per se erección, sino que sólo ayuda a conseguir una erección cuando existe estimulación sexual. Viagra se toma “a demanda” -sólo cuando se desea-, y su acción comienza en 30 minutos y dura hasta 8 horas. No se recomienda más de 1 tableta al día. Los efectos colaterales incluyen molestias digestivas, dolores de cabeza, enrojecimiento facial y dolores musculares, y, en un 3 % de los tratados, alteraciones de la visión. Como otras sustancias para tratar la DE, Viagra está contraindicado en caso de enfermedades cardíacas, y especialmente, jamás debe asociarse con los medicamentos llamados nitratos (por ejemplo, la nitroglicerina que se usa bajo la lengua para tratar la angina de pecho); en asociación con SILDENAFIL, los nitratos pueden bajar la tensión arterial bruscamente hasta niveles peligrosos.

Deja un comentario