Telf: 963.812.919 - 601.082.966 | Email: info@sexologosvalencia.es

Clínica de Sexología y Psicología Pérez-Vieco

Taoísmo


El taoísmo es una vieja filosofía oriental que, además de basar su pensamiento en la paciencia y la sencillez de las personas, también tiene una serie de técnicas relacionadas al sexo que logran tener una vida mejor. Esta teoría hace que tanto el hombre como la mujer puedan conocer con detenimiento su cuerpo, obteniendo una mayor sabiduría sobre lo que sí quiere y lo que no a la hora de hacer el amor.

La sexualidad según el Tao

Hay una necesidad imperante de tener paz en Occidente, que hace que muchas personas busquen en las filosofías de Oriente todo aquello que los haga volver a sí mismo. Y la sexualidad es una actividad que muchos dejan de lado debido a la turbulenta vida moderna. Por lo tanto, es en el arte milenario del taoísmo donde muchos se inmiscuyen simplemente para conocer los misterios del sexo.

El Taoísmo se basa en el aprendizaje de técnicas que permiten al hombre alargar el mayor tiempo posible el coito. Porque si eyacula menos veces, éste guardará su vigor y su fuerza, y su salud mejorará. Además podrá hacer el amor con su pareja durante más tiempo y con más asiduidad. Un hombre que sea capaz de controlar perfectamente su eyaculación podrá dar mayor placer a la mujer, prolongando el acto sexual tanto como ella necesite.

Por lo tanto, es muy importante para el hombre saber controlar su eyaculación, ya que la mayoría de los problemas sexuales de la pareja son debidos a una falta de sincronización entre el hombre y la mujer, pues por lo habitual el hombre llega al orgasmo mucho antes que ella.

¿Qué es el Taoísmo?

Fue una de las filosofías más importantes de la antigua China. Su fundador fue Lao Tse, quien nació en el Siglo VI a.C. Su doctrina se acerca más al hinduismo. Dice que lo importante es alejarse de todo lo sensorial y caminar hacia lo puro, el Tao. éste es el origen del cielo y de la tierra, de donde surgen todas las cosas, y es el que regula el bien y el mal. Es el modelo de comportamiento de todos los hombres y el principio de toda actividad justa en lo político y lo social. Para imitar al Tao hay que tener paciencia, ser sencillos y sin pretensiones. Hay que llegar a no hacer nada para poder hacerlo todo. Hay que evitar las tensiones, para poder llegar a una quietud mística. Esta metafísica de la no acción contribuyó a fomentar en el pueblo toda clase de supersticiones y magias, buscando ansiosamente el elixir de la vida.

El taoísmo tiene tres virtudes fundamentales que son: paz, tranquilidad y silencio. Se puede decir que el principio esencial del taoísmo es el “No-Hacer”, que no significa pasividad sino que propone evitar realizar acciones no naturales. Es decir, que propone la espontaneidad, dejando que las cosas tomen su curso natural, que fluyan, sin forzar las acciones ni interferir en su desarrollo. El taoísmo anhela la armonía entre los hombres y entre estos y el Todo.

Aunque en la actualidad el taoísmo se encuentra en decadencia, casi extinto, las técnicas sexuales que ofrece son muy requeridas por las personas de Occidente, que buscan en ellas la manera de disfrutar aún más del sexo, y por consiguiente de una vida más sana.

La importancia del sexo

Lo que busca en principio esta doctrina es alcanzar la energía del cuerpo para así poder llegar a la longevidad y a la inmortalidad. Porque, según el Tao, las distintas posturas sexuales permiten curar todo tipo de dolencias como: la debilidad de huesos y articulaciones, las alteraciones de la presión sanguínea, problemas circulatorios e incluso la falta de regularidad en la menstruación femenina.

El Taoísmo toma el sexo como una ceremonia, cuestión que en Occidente en rara ocasión se lo celebra como debe ser. Antes de tener relaciones sexuales es importante preparar ciertos pasos de manera detallada, tomándose primero un tiempo para ordenarse internamente y así tomar el instante de la sexualidad como parte de un gran momento en la vida.

El placer puede ser cultivado valiéndose del erotismo, el cual no es otra cosa que la pasión amorosa. Para ello se hace hincapié no sólo en las caricias que se pueden hacer mutuamente, sino también en la manifestación de cada uno de los sentidos: tocar, oír, oler y saborear a la pareja. Esta doctrina apunta a que la pareja construya su propio lugar antes de hacer el amor, en donde pueda manifestar sus sentidos con libertad, con ropa atractiva, amplitud de movimientos, y con aromas y sabores que le ayuden a despertar y profundizar el apetito sexual y toda su sensualidad.

Simples técnicas para disfrutar del sexo oriental

Para llevar a cabo el sexo oriental hay ciertas cosas para hacer que son de suma importancia, como la de aplicar todos los sentidos, y la de respirar suavemente. Esto se lo hace por la nariz, relajándose, olvidándose de todo lo que ocurre alrededor y de lo que ha acontecido en el día, dejando como única cosa importante el placer de disfrutar el momento.

Otro paso consiste en liberar el propio cuerpo, queriéndolo y animándose a mostrar las mejores cualidades del mismo, sin trabas ni complejos. Para el taoísmo es importante mantener relaciones sexuales continuamente, porque así se enriquece la pareja en todos los aspectos (se concilia mejor el sueño, se interrelaciona mejor con otras personas, se logra una actitud positiva de la vida, etc.).

Una vez que ha finalizado el acto sexual, se recomienda no separarse de la pareja. Principalmente, porque se trata de un instante de extrema sensibilidad que conviene compartir, cuerpo a cuerpo, intercambiando las experiencias positivas de haber disfrutado el acto.

A continuación, conoceremos algunas de las cuatro posiciones fundamentales (que tienen una infinidad de variantes). Estas cuatro posturas constituyen el punto de partida y está en cada persona dejar que la imaginación haga el resto.
– Posición superior del hombre (misionero).
– Posición superior de la mujer.
– Posición lateral del hombre y de la mujer frente a frente. El hombre está sobre su costado derecho y la mujer sobre su costado izquierdo o viceversa.
– La mujer de espaldas al hombre.

Llevando a cabo algunas de estas técnicas, simples por cierto, se podrá lograr un mayor rendimiento en las relaciones sexuales, no en cuanto a cantidad sino, y lo que es más relevante, en cuanto a calidad, porque tener calidad de sexo implica tener calidad de vida.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Terapia Online

Categorías