Vitaminas y Sexualidad

Vitaminas y Sexualidad

Llevar una dieta poco equilibrada puede provocar que tu vida sexual fracase, incluso que tengas problemas de salud, de ahí la importancia en la relación vitaminas y sexualidad. Es importante que cuides la dieta, así como también practicar ejercicio con frecuencia y hacer revisiones periódicas al ginecólogo o urólogo para controlar la sexualidad. A continuación hacemos un repaso de las vitaminas que según el libro de Alicia Misrahi ‘En la cocina de Afrodita’ son indispensables para el buen funcionamiento de una vida sexual activa.

Vitamina A: Es la encargada de alimentar la mucosa que lubrican los órganos sexuales.

Vitamina E: Popularmente se le llama la vitamina de la juventud, porque mantiene la integridad de las membranas celulares y es esencial para el funcionamiento del corazón y de los órganos sexuales. Se encuentra en los siguientes alimentos: aguacate, yema del huevo, vegetales, aceites, frutos secos y margarina.

Vitamina C: Es otra de las vitaminas esenciales para una buena actividad sexual. Está presente es kiwis, fresas, naranjas, mandarinas y limones.pareja_10

Vitamina B1: Es una vitamina esencial para la liberación de energía, sistema nervioso y cerebro. Además es una inyección de moral que regula el estado de ánimo. Se encuentra en cereales, arroz integral, legumbres, harina, frutos secos, patata y cerdo.

Vitamina B2: Es necesaria para mantener los tejidos saludables y para aprovechar la energía de la comida. También es importante para la fertilidad. Se ingiere tomando pasta, arroz, ternera, productos lácteos, levaduras, semillas.

Vitamina B5: Protege del estrés y de la depresión. Tiene un papel fundamental en el crecimiento del cuerpo y desarrollo de la actividad mental. Está en plátanos, aguacates, setas, cacahuetes, frutos secos, calabaza, yema de huevo, brócoli, productos lácteos, pescado, pollo y cereales.

Vitamina D: Esta vitamina se forma cuando la piel se expone al sol. Es imprescindible para el buen estado de los huesos, para el sistema nervioso y el corazón. También se puede adquirir tomando productos lácteos, aceite de pescado, hígado y yema de huevo.

Zinc: Es imprescindible para el funcionamiento de los órganos sexuales y de la glándula prostática. Una deficiencia de zinc puede causar trastornos en la próstata y problemas de erección. En las mujeres, la carencia de zinc puede provocar irregularidades menstruales. Son buenas fuentes de zinc el marisco, los pescados, el hígado, las carnes, las judías verdes y la cebolla.

Fósforo: Es el mineral compañero del calcio. Una deficiencia de fósforo reduce el vigor sexual y ocasiona problemas en las funciones cerebrales y en el sistema nervioso. Esta vitamina siempre acompaña a alimentos ricos en proteínas como el pescado, las nueces y las almendras.

Potasio: Sin potasio es imposible una vida sexual sana. Mejora el tono muscular, incluido el del corazón, e interviene en el buen rendimiento de las glándulas del organismo. Interviene decisivamente en la regulación de líquidos de nuestro cuerpo. Está presente en patatas, legumbres, garbanzos, carne, pan, leche y frutos secos.

Selenio: El selenio también es un elemento importante para la sexualidad. Es un antioxidante asociado a la actividad de la vitamina E que protege las células .

Deja un comentario