Dispareunia o dolor coital. Sintomas y Tratamiento.

¿Qué es la Dispareunia? Causas, Tipos, Síntomas, Diagnóstico, Complicaciones y

Tratamiento

La relación sexual difícil o dolorosa puede tener varias causas.

Esta condición se conoce como dispareunia, que puede no tener una causa orgánica y se produce tanto en mujeres como en hombres.

¿Qué es la dispareunia?

  • La dispareunia es un trastorno sexual caracterizado por la sensación de dolor genital durante el coito. Puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, pero es más común entre las mujeres.
  • El dolor se siente generalmente durante el coito, pero también puede ocurrir antes y después de la relación sexual.
  • Las mujeres pueden describir el dolor como una sensación superficial, o incluso profunda; y la intensidad puede variar desde una leve molestia a un dolor agudo y punzante. Es más común de lo que usted cree, y puede alcanzar hasta el 50% de las mujeres sexualmente activas.
  • Para que el trastorno se llame dispareunia, el dolor debe causar angustia o dificultad en las relaciones sexuales y no se debe únicamente a la falta de lubricación vaginal, vaginismo (contracciones involuntarias de los músculos de la vagina), para condiciones médicas generales o también puede ser causada por la acción de sustancias o medicamentos.
  • La dispareunia a menudo conduce al rechazo del acto sexual con graves consecuencias para la relación de pareja con respecto al compromiso de un futuro, ya que disminuye el deseo sexual en diversos grados.

¿Qué tipos de dispareunia existen?

Podemos encontrar los siguientes tipos:

• Primaria: cuando sucede desde la primera relación sexual o intento de relación sexual.
• Secundarias: las relaciones sexuales eran normales y, a partir de una determinada época, comenzaron a causar malestar/dolor.
• Situacional: la dispareunia se produce sólo en ciertos momentos o esporádicamente.
 Generalizada: la mujer no es capaz de obtener ningún tipo de penetración, a menos que se acompañe de malestar.

¿Qué causa la dispareunia?

La dispareunia puede ser causada por factores orgánicos o psicológicos. Es importante destacar que, el trastorno se origina en la interacción de un conjunto de factores en lugar de una única causa.

Factores orgánicos

• Las infecciones genitales como la candidiasis(aftas), tricomoniasis, etc.
• Enfermedades de la piel que afectan a la región genital: foliculitis, los piojos del pubis, la psoriasis.
• Enfermedades de transmisión sexual tales como el chancroide, el granuloma inguinal, etc.
• Infección o irritación del clítoris.
• Las enfermedades que afectan el ano.
• Irritación o infección del tracto urinario.
• En los hombres, se puede destacar la fimosis, enfermedades de la piel, el herpes genital, testicular y enfermedades de la próstata.

Factores psicológicos

• Dificultad para entender y aceptar la sexualidad de una manera sana.
• Creencias morales y religiosas muy rígidas.
• Represión en la educación.
• Los miedos y tabúes irracionales en el contexto sexual.
• La falta de deseo de tener relaciones sexuales con el compañero (a).
• El miedo de lastimar al bebé cuando se tienen relaciones sexuales durante el embarazo.
• La falta de información.
• Traumas de la infancia relacionados con la sexualidad.
• Sentimientos de culpa sobre la sexualidad.

En una relación sexual donde la mujer está preocupada, triste, asustada, donde estas razones son provocadas por factores internos o externos, es incapaz de excitarse.

Para que esto ocurra, debe estar en lo cierto, presente en el momento de la relación. Con la emoción es que se lubrica, y además proporcionará comodidad durante el acto mismo.

Por otro lado, la mala compañera sexual se estimula con malos sentimientos relacionados con la relación sexual, y no se excita adecuadamente. Sin emoción no hay una buena lubricación, entonces allí viene el dolor al ser penetrada.

Esto hará que la relación se deteriore por la incomodidad causada para la pareja, por lo que los conflictos en la relación van a empeorar aún más. La mujer, con miedo a sentir el dolor de nuevo en la relación, evitará el encuentro sexual.

Y de nuevo, puede aparecer el conflicto. Esto tiende a convertirse en un círculo vicioso en el que el miedo engendra la tensión, y esto crea más dolor.

¿Cuáles son los síntomas de la dispareunia?

Los síntomas de la dispareunia incluyen:

  • Falta de deseo sexual.
  • Incapacidad de excitarse.
  • Dolor que se presenta solo durante la penetración sexual.
  • Experimentando repetidamente dolor mientras el compañero empuja.
  • Sensación de ardor junto con el dolor.
  • Incapacidad para experimentar el orgasmo.
  • Dolor al insertar un tampón.
  • Sensación de punzante o ardor que ocurre con el dolor y dura mucho tiempo después del coito.

Diagnóstico

Una evaluación sexológica – médica para la dispareunia incluye:

  • El sexólogos o médico le preguntará en detalle sobre su historial sexual, historial médico y quirúrgico, cuándo comenzó su dolor, si ocurre en ciertas posiciones sexuales. En caso de tener varias parejas sexuales, el paciente debe mencionar si el dolor ocurre solo con ciertas parejas.
  • Un examen pélvico realizado por el médico y/o sexólogo para detectar cualquier tipo de infección. Durante el examen pélvico, el sexólogo – médico puede aplicar una presión suave en los músculos genitales con un hisopo de algodón para identificar la ubicación del dolor.

Basado en el examen físico que el médico puede recomendar:

  • Un ultrasonido pélvico.
  • Un examen visual de la vagina, utilizando un instrumento llamado espéculo.

¿Cuáles son las complicaciones de la dispareunia?

La dispareunia no suele causar ninguna forma de complicaciones graves de salud. Sin embargo, puede afectar la vida sexual de la persona.

Con la intervención y el tratamiento adecuados, la dispareunia se puede manejar e incluso curar.

¿Cuál es el tratamiento para la dispareunia?

El tratamiento de la dispareunia varía según la causa:

  • En caso de dispareunia causada por la sequedad vaginal, el especialista prescribe lubricantes vaginales y también puede sugerir juegos previos adecuados.
  • En caso de infecciones y enfermedades de transmisión sexual, el médico le recetará antibióticos.
  • En caso de alergias, el médico puede prescribir cremas tópicas.
  • Para las mujeres que sufren de dispareunia debido a problemas hormonales, se puede prescribir terapia hormonal.
  • La intervención quirúrgica puede ser necesaria para las mujeres que sufren problemas como el crecimiento anormal del tejido endometrial o los fibromas uterinos.
  • Se puede requerir asesoramiento sexológico y/o psicológico para las mujeres que han sufrido abuso sexual y trauma.

Ejercicio para el manejo de la dispareunia

Los ejercicios de estiramiento que fortalecen el suelo pélvico pueden ayudar enormemente a eliminar los síntomas de la dispareunia. Practicar yoga regularmente puede ayudar a fortalecer y eliminar la tensión de los músculos que pueden causar el dolor asociado con la dispareunia.

El yoga también puede disminuir los niveles de estrés, ansiedad, depresión y aumentar su autoestima y confianza en sí mismo.

Haciendo el ejercicio Kegel

Hacer el ejercicio Kegel puede ayudar con los síntomas de la dispareunia. El ejercicio Kegel recibió su nombre del Dr. Arnold Kegel, quien los ha popularizado en los años 50. Este ejercicio inicialmente estaba destinado a curar a los pacientes que sufren de incontinencia urinaria (a menudo después del parto).

Gradualmente, se descubrió la eficacia del ejercicio de Kegel en pacientes que padecen afecciones como dispareunia y vaginismo.

Con este simple ejercicio, puede identificar fácilmente los músculos vaginales que desempeñan un papel activo durante las relaciones sexuales.

  • Vaya al baño y orine un poco, luego detenga el flujo de la orina. Luego comience a orinar nuevamente, retenga el flujo de orina y deténgase nuevamente y luego comience nuevamente. Hazlo hasta que hayas vaciado tu vejiga.
  • Los músculos que actuaron de acuerdo con sus deseos son los mismos que participan en la dilatación y la contracción durante las relaciones sexuales, especialmente durante la penetración vaginal.
  • Una vez que identifique estos músculos, es importante ejercitarlos para poder contraer y relajar estos músculos a voluntad. Esto te ayudará a ganar control sobre los músculos vaginales manteniendo el dolor a raya durante la penetración sexual. Esto se conoce como el ejercicio de Kegel.
  • El ejercicio de parar alternativamente y dejar que la orina fluya es solo para propósitos de prueba para identificar los músculos que se deben ejercitar mientras se realizan los ejercicios de Kegel.
  • Advertencia: por favor no haga el ejercicio de Kegel mientras orina. Cuando todavía estés en la etapa de practicar el ejercicio de Kegel, no intentes una relación sexual con penetración.
  • Practica el ejercicio de Kegel por una semana o dos.

Encuentra un lugar tranquilo y adecuado para hacer el ejercicio. Puede hacerlo después de levantarse por la mañana y justo antes de acostarse mientras está acostado en su cama.

Siga los pasos que se indican a continuación:

  • Contrae tus músculos pélvicos. Apretar y mantener durante 3 segundos.
  • Luego relájate durante otros 3 segundos.
  • Repita el ejercicio hasta 10 veces en cada sesión, hasta que pueda hacer alrededor de 15 repeticiones.

Inicialmente, se necesitará un cierto esfuerzo de concentración para contraer solamente los músculos pélvicos, sin contraer los músculos abdominales y glúteos. Cuando te acostumbres a él, se volverá automático.

Una vez que se sienta cómodo haciendo estas sesiones tranquilamente en la cama, puede hacer los ejercicios de Kegel en cualquier momento mientras realiza otras actividades, por ejemplo, mirar televisión, trabajar en su computadora, en su automóvil, etc.

Sincronizar los ejercicios de Kegel con ejercicios de respiración

Una vez que se sienta cómodo haciendo el ejercicio de Kegel en cualquier lugar, sincronice con los ejercicios de respiración:

  • Concéntrese en su respiración durante unos minutos. Inhala y exhala un par de veces para relajarte.
  • Luego inhale profundamente y contenga la respiración durante unos segundos mientras contrae fuertemente los músculos del piso pélvico.
  • Luego exhala profundamente y relaja estos músculos.
  • Repita varias series de este ejercicio.

Puede hacer este ejercicio frente a un espejo para visualizar sus músculos vaginales. Esto puede ayudar enormemente a mejorar su conciencia mental de esta parte de su cuerpo y mejorar su rendimiento cuando reanude su vida sexual.

VENTAJAS DE LA TERAPIA ONLINE

Terapia Sexual Online aplica todas las posibilidades de las nuevas tecnologías.

La psicología como muchas otras profesiones está cambiando gracias a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías e Internet.

El psicólogo tradicionalmente recibe a sus pacientes en su gabinete, pero la consulta “Online” ofrece muchas ventajas.

1. Terapia Sexual Online DESDE CASA

Por internet, no  tiene que salir de su casa para ir a la consulta del psicólogo y/o Sexólogo. La consulta se realiza  desde su casa a través del ordenador: no se preocupa de aparcamientos, atascos … y por lo tanto menos estrés, y también más económico, Consulte nuestros bonos de sesiones.

2. CONFIDENCALIDAD Y PRIVACIDAD

De hecho, no hay riesgo de encontrarse con su vecino o su compañero de trabajo en la sala de espera. No obstante, hay que tener cuidado y no transmitir más información de la necesaria en la red. Evitar los sitios que piden que se registre, No es necesario ni ético.

Evitar el Chat que deja huellas de sus conversaciones y no permite que el psicólogo pueda apreciar correctamente la dimensión emocional del mensaje.

Priorizar más bien la  videoconferencia. Skype, es hoy por hoy el medio de videoconferencia más utilizado por tod@s. Totalmente gratuito en cualquier plataforma y Dispositivo.

Una plataforma como www.terapiasexualonline.es cumple todos los requisitos de confidencialidad y de conformidad con el código ético de la profesión

3. GARANTIA DE PROFESIONALISMO  CON LA EXPERIENCIA DE 20 AÑOS

Podrá elegir el perfil del psicólogo y/o Sexólogo que mejor le convenga. La confianza en su psicólogo – sexólogo es un elemento esencial para el éxito de la terapia.

Al elegir su psicólogo y/o sexólogo, Compruebe que es un profesional registrado en el Colegio Oficial de Psicólogos (COP).

4. HORARIOS FLEXIBLES

La disponibilidad de los Psicólogos y/o Sexólogo online es mucho más amplia que los clásicos horarios de oficina. Si usted trabaja o tiene obligaciones durante el día, es fácil encontrar las consultas en línea por la noche o los fines de semana.  Beneficio añadido de la reserva en línea: es usted quien decide libremente si desea continuar su terapia sexual o psicoterapia, y elige por sí mismo, a su conveniencia, la frecuencia y el calendario: no siente presión cuando  sale  de la consulta para programar la próxima cita.

5. PRECIO ADAPTADO

A menudo se proponen unos minutos de la primera consulta para asegurar una conexión correcta y ver que todo funciona según lo esperado. El objetivo es por una parte asegurarse que el material y la tecnología funcionan correctamente y que detrás del pago de la consulta hay un profesional y por otra empezar a explicar al psicólogo – sexólogo el problema por el cual consultamos.

Los precios en terapia sexual online son cerrados, generalmente se ofrece la posibilidad de contratar bonos de descuento por varios sesiones, beneficiándose el cliente de descuento económico. Esto no ocurre en el caso en las consultas presenciales.

6. TERAPIA DE CALIDAD en terapia sexual Online

Se han realizado numerosos estudios comparativos sobre la calidad de los tratamientos realizados online con respecto a las terapias convencionales. Los resultados son similares. (ejemplo de estudio científico)

Las consultas online no pretenden reemplazar a las consultas clásicas. Se ofrecen como una alternativa o servicio suplementario, teniendo en cuenta que en los casos muy graves o en el caso de tener que pasar ciertas  pruebas   no realizables online,  la consulta en un gabinete es prioritaria.

Por último, hablar por webcam desde su en casa parece ser más fácil que hablar  a su psicólogo de manera presencial. Esto puede ahorrar tiempo, reduciendo el número de  sesiones.

CONCLUSIÓN en la elección de Terapia Sexual Online

Con la condición de elegir con precaución el sitio que ofrece acceso online, la psicología y/o sexología en línea es una herramienta que ofrece muchas ventajas tanto terapéuticamente como económicamente, con evidente comodidad, especialmente para las personas que viven lejos de los núcleos urbanos.

Formulario de Contacto:

Respuesta Sexual Humana

¿Qué sabemos sobre la respuesta sexual humana?

Son muchas las dudas en torno a la sexualidad que nos asaltan en nuestro día a día, lo seguimos considerando un tema tabú, pero buscamos cualquier excusa, momento o situación para hablar del tema. En muchas ocasiones nos aparecen dudas de la sexualidad entre hombres y mujeres, si somos iguales, si somos diferentes, en qué nos parecemos y en qué nos diferenciamos.

Para entender muchas de las cuestiones de la sexualidad humana, debemos partir de una base clara que puede sacarnos de muchas dudas, por ello debemos entender cómo funcionamos, cómo responde nuestro cuerpo a ciertos estímulos, qué pasa dentro de nosotros como hombres y como mujeres, es decir, ¿cómo es la respuesta sexual humana?

terapia-de-pareja

Respuesta Sexual a través del ciclo vital

Teorías sobre la respuesta sexual

Son muchas las teorías y propuestas de modelos de Respuesta Sexual que han surgido a lo largo de los años. La más conocida y popular la propusieron los padres de la sexología científica, Masters y Johnson en 1966 (excitación-meseta-orgasmo-resolución) y fue en 1979 cuando H. Kaplan añadió el deseo como parte fundamental de la Respuesta SexualBasson en el año 2000, fue quién propuso dos modelos de respuesta sexual: una lineal para hombres y mujeres enamoradas o emparejadas desde hace poco tiempo, y un segundo caso circular para mujeres más complejo que ayuda a entender su deseo sexual.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Según la fase de la Respuesta Sexual en la que nos encontremos, se producen una serie de cambios a nivel fisiológico, de los cuales algunos somos conscientes y otros no: lubricación vaginal, erección del pene, aumento del tamaño de los labios mayores y menores, elevación de los testículos, sudoración, aumento de las palpitaciones, rubor… Y durante el orgasmo: contracciones uterinas y pélvicas, contracciones del pene, eyaculación del hombre y la mujer…

sexologos-psicologos

Clínica de Sexologia y Psicología Pérez-Vieco en Valencia

Ahora bien¿hombres y mujeres funcionamos al mismo ritmo? La respuesta más rápida sería decir que no, pero sería generalizar demasiado, ya que hay hombres que puedan tener una respuesta sexual más lenta y mujeres con una respuesta sexual más rápida. Comentaremos estos aspectos siempre desde lo qué es más común, más habitual, teniendo en cuenta que siempre existen excepciones y que no todos funcionamos de la misma manera ni al mismo ritmo, independientemente de si las relaciones son homosexuales o heterosexuales.

Es aquí cuando nos paramos a pensar y entender algunas de las cosas que suceden cuando un hombre y una mujer mantienen relaciones sexuales:

  • La mujer tarda más en excitarse que el hombre: La excitación de la mujer no es tan evidente como la del hombre (erección del pene), la lubricación vaginal no siempre es un indicador de excitación ni que la mujer esté preparada o desee ser penetrada, a veces incluso la excitación y el deseo de ésta aparecen una vez iniciada la relación sexual.
  • La meseta suele ser más corta en el hombre: Hay hombres que se preocupan porque eyaculan “demasiado pronto”, pero hay que tener en cuenta que la excitación puede ser tan intensa que llegue el momento del clímax sin poderlo controlar, este no es un indicador ni mucho menos de eyaculación precoz. Por ende, la mujer necesita más tiempo de juegos eróticos para llegar al nivel del hombre.
  • Las mujeres pueden ser multiorgásmicas: Existen hombres que también pueden serlo, pero es mucho menos frecuente. Aquí podemos retomar el tema del “orgasmo simultáneo” (¡OJO! Esto no significa que sea imposible conseguir un orgasmo simultáneo, pero no debemos obsesionarnos al respecto, puede que el orgasmo no se alcance y no por ello ser una relación insatisfactoria) ya que si entendemos que vamos a diferentes ritmos y la mujer tarda más que el hombre en alcanzar el orgasmo, y si además éste sólo intenta proporcionárselo a través de la penetración, es cuando llegan las frustraciones. No olvidemos que el 75% aproximadamente de las mujeres alcanza el orgasmo mediante la estimulación del clítoris, por esto mismo, sabiendo que la mujer no necesita un período de descanso (período refractario que los hombres sí tienen) entre relación y relación y que pueden llegar a tener varios orgasmos seguidos, el juego erótico puede seguir después de la penetración y/o eyaculación del hombre.

¿Qué pasa cuando no nos entendemos correctamente?

A veces nos cuesta comprender como funciona sexualmente nuestra pareja, qué le gusta o disgusta, qué le resulta más o menos placentero, si llega o no al orgasmo, entre otras muchas. La comunicación siempre es una de las soluciones pero a veces no basta. La ansiedad, el estrés, las preocupaciones, las discusiones, la falta de empatía, falta de comunicación, desconocimiento del otro, etc. pueden afectar a nuestra salud sexual y pueden desencadenarse problemas, dificultades o disfunciones sexuales.

Cada dificultad, problema o disfunción sexual está asociada a una fase de la respuesta sexual humana: Deseo (deseo hipoactivo o falta de deseo), Excitación(disfunción eréctil, dispareunia, vaginismo), Orgasmo (anorgasmia, eyaculación precoz, eyaculación retardada, aneyaculación). Si descartamos que puedan ser por motivos orgánicos, todos ellos tienen solución mediante una terapia, un asesoramiento o reeducación, o unas pautas debidamente cumplidas.

Nos empeñamos en afirmar que hombres y mujeres somos diferentes y difíciles de comprender los unos a los otros, pero debemos tener presente que la comunicación, el conocimiento del otro y el autoconocimiento, el respeto, la comprensión, la empatía, entre muchos otros factores, son fundamentales para una salud sexual plena en pareja, algo que con mucha frecuencia tendemos a dejar de lado.

Disfunciones Sexuales Femeninas

¿Qué características tienen las disfunciones sexuales?

  • Son de naturaleza erótica. Es decir, son problemas relacionados con el deseo sexual, la excitación sexual y el orgasmo.
  • Son indeseables. Son un problemas de salud que afectan la calidad de vida y se consideran una enfermedad.
  • Son recurrentes y persistentes. Es necesario que se presenten durante un tiempo y por varias ocasiones.
  • Son un grupo de síntomas. Usualmente se presentan con diversos síntomas y pueden tener origen biológico, psicológico o cultural.

¿Qué tipo de disfunciones sexuales existen?

Existen 4 tipos generales de disfunciones sexuales en la mujer:

  • Las que afectan el deseo sexual de una persona, llamadas “Disfunciones del deseo
  • Las que impiden que una persona se excite, llamadas “Disfunciones de la excitación
  • Las que impiden que las personas logren el orgasmo: “Disfunciones del orgasmo”
  • Y otras que pueden afectar tanto el deseo, como la excitación o el orgasmo “Otras disfunciones”.

¿Cómo se presentan las disfunciones sexuales?

  • Pueden presentarse desde el inicio de la vida sexual, por lo que se llaman “primarias”.
  • O bien pueden aparecer después de que una persona vivía normalmente su sexualidad (sentía deseo, se excitaba y tenía orgasmos), llamándose entonces “secundarias”.

¿En qué circunstancias se presentan las disfunciones sexuales?

Una forma de presentarse es impidiendo la vida sexual (ya sea el deseo, la excitación o el orgasmo) tanto cuando la persona toca su cuerpo (masturbación, autoerotismo) como al estar sexualmente con su pareja. Esto se llama disfunción sexual “Global”.

O puede ser que solamente exista dificultad en la relación sexual y sin embargo todo funcione normalmente al tocarse, esto se llama “parcial”. Finalmente, puede ser que solo suceda en circunstancias específicas, como con una pareja en particular. Entonces se denomina “Selectiva”.

¿Cuáles son las causas de las disfunciones sexuales?

Pueden tener causas orgánicas. Entre ellas, las más frecuentes son los problemas de tiroides, otros problemas hormonales, la diabetes, la hipertensión, los problemas con el colesterol.

También pueden tener causas psicológicas. Por ejemplo la depresión, la ansiedad, problemas de personalidad, dificultades de pareja o el abuso.

causas educativas: Como la culpa, la vergüenza, la ignorancia u otras.

Con frecuencia las disfunciones sexuales tienen causas mixtas, es decir, tanto biológicas como psicológicas y/o educativas. Estas deben aclararse con precisión para aplicar el tratamiento adecuado.

¿Qué tratamiento requieren las disfunciones sexuales?

Las y los profesionales expertos en disfunciones sexuales son los sexólogos clínicos o terapeutas sexuales. Aunque es frecuente que además del terapeuta sexual, sea necesaria la intervención de otro especialista cuando existen causas orgánicas muy específicas.

¿Cuáles son las disfunciones sexuales en las mujeres?

Las mujeres, jóvenes y maduras, pueden presentar disfunciones de los cuatro tipos inicialmente mencionados, del deseo, de la excitación, del orgasmo u otras.

La mayoría de las personas con disfunciones sexuales tienen cuando menos dos disfunciones. Es importante que sepas que actualmente la gran mayoría de las disfunciones sexuales femeninas pueden solucionarse.

A continuación te explicamos más.

¿Cuáles son las disfunciones del deseo en las mujeres?

Son aquellas que afectan el apetito sexual o tus “ganas de tener una actividad sexual” y existen dos tipos de disfunciones del deseo:

  • El deseo sexual hipoactivo, y
  • El deseo sexual hiperactivo.

¿Qué sucede en el deseo sexual hipoactivo?

En este caso, la mujer:

  • Casi nunca o nunca siente las ganas de tener una experiencia erótica.
  • Casi nunca o nunca tiene fantasías o pensamientos sexuales o eróticos.
  • Si reflexiona, se da cuenta de que sus “ganas” o deseo ha disminuído respecto a
  • su frecuencia en el pasado.
  • Ha disminuido o es ausente la frecuencia con que la mujer inicia o promueve la actividad sexual.

Es importante que observe que en esta disfunción del deseo estamos hablando de las “ganas” y no de la “frecuencia” con que se tiene vida sexual. Es posible que una mujer tenga vida sexual frecuente y aun así no tenga “ganas” o deseo.

¿Qué sucede en el “deseo sexual hiperactivo”?

A diferencia del hipoactivo, aquí el nivel de deseo de la mujer sobrepasa los límites esperados. Esta disfunción se llama también “conducta sexual compulsiva”.

En general, quiere decir que el apetito sexual se presenta con tal frecuencia e intensidad que interfiere con las actividades cotidianas de la mujer.

La mujer que tiene esta disfunción:

  • Ve sus pensamientos y sentimientos invadidos por el deseo sexual, que permean su vida.
  • Siente un deseo sexual tan frecuente e intenso que tiene que dejar de trabajar o hacer otras actividades para satisfacerse.
  • Siente que no puede controlar su deseo sexual y postergar su satisfacción.
  • Continúa con esta conducta (que puede ser solo masturbación o en pareja) a pesar de que le genera problemas laborales, sociales y de pareja.

¿Cuáles son las disfunciones de la excitación en las mujeres?

Son aquellas en las que se presenta una dificultad en la mujer ya sea para “sentirse excitada” o para lograr que su “vagina lubrique” (emita líquidos lubricantes) o bien ambas cosas (excitación y lubricación) durante la actividad sexual.

¿Qué sucede en la “excitación sexual femenina inhibida”?

Es cuando una mujer le sucede:

  • Que durante la actividad sexual, su vagina produzca poco o nulo liquid lubricante, lo que puede dificultar la relación sexual.
  • Que durante la actividad sexual no se sienta excitada, como si estuviese “desconectada” de las sensaciones de su cuerpo.

Estas dos dificultades pueden mezclarse. Por ejemplo, sí lubricar y no excitarse, no lubricar y sí excitarse, o no lubricar y no excitarse. Todas estas diversidades son parte de la misma disfunción de la excitación.

¿Cuáles son las disfunciones del orgasmo en las mujeres?

Consisten en experimentar dificultad para tener orgasmos. Tanto para que el cuerpo exprese las reacciones físicas del orgasmo como para “sentir” que se ha tenido un orgasmo. Como otras disfunciones, puede presentarse tanto en el autoerotismo (tocándose), como en pareja o en ambas circunstancias.

Esta disfunción y el deseo sexual hipoactivo son los más frecuentes en las mujeres de todo el mundo, no solamente las mexicanas.

¿Qué sucede en la “anorgasmia” femenina?

En esta disfunción, la mujer:

  • No puede o le resulta sumamente difícil tener orgasmos, tanto en su respuesta física como en la sensación subjetiva.

Cuando sucede un orgasmo en una mujer, su vagina palpita rápidamente durante unos cuantos segundos. Además, usualmente experimenta al tiempo de las contracciones vaginales sensaciones placenteras muy intensas y posiblemente una sensación posterior de estar satisfecha sexualmente.

Estas dos dimensiones, la física y las sensaciones se ven alteradas y/o ausentes en la anorgasmia femenina.

¿Qué sucede en la “insensibilidad orgásmica”?

En la anorgasmia, explicada anteriormente, la mujer no tiene las contracciones vaginales y no siente que tuvo un orgasmo.

En esta disfunción, la mujer sí siente las contracciones de su vagina, pero no siente el placer del orgasmo, no siente haber terminado.

¿Cuáles son las otras disfunciones sexuales en las mujeres?

Existen otros tres problemas sexuales que pueden impedir que una mujer viva plenamente su respuesta sexual humana, es decir, su deseo, su excitación y su orgasmo. Estos son:

  • El vaginismo.
  • La dispareunia.
  • La evitación fóbica del encuentro sexual.

¿Qué es el vaginismo?

Cuando una mujer tiene vaginismo:

  • Los músculos que rodean a la vagina se contraen, “se aprietan”, de manera que es muy difícil o imposible la introducción del pene a la vagina.
  • Esta contracción no es voluntaria, no aparece como un intento de evitar la relación sexual por no quererla.
  • Es posible que la mujer se de cuenta o no de que se vagina está teniendo esa reacción.
  • Generalmente la mujer se siente angustiada en el encuentro sexual.
  • Puede ser que la mujer sí sienta deseo, sí pueda excitarse y sí pueda tener orgasmos o que el vaginismo genere problemas en alguna dimensión.

Esta es una causa frecuente de los matrimonios no consumados, y tiene solución.

¿Qué es la dispareunia?

Dispareunia significa dolor. La mujer con esta disfunción siente dolor físico en el área genital o sus alrededores ya sea durante o después de la actividad sexual.

¿Qué es la evitación fóbica de la respuesta erótica?

Sufre un intenso malestar, temor, angustia, sensación de dificultad para respirar, sudoración y otros síntomas, cuando se acerca la posibilidad de tener un encuentro erótico. Esto es independiente del amor y cercanía afectiva que sienta por su pareja sexual.

  • Se siente angustia intensa, fuera de proporción, ante la posibilidad de un encuentro erótico.
  • No existe control voluntario sobre la respuesta de angustia. No basta con que intente relajarse

¿Qué puede hacer la mujer con las disfunciones sexuales?

Las mujeres tienen derecho a una vida sexual plena, satisfactoria, saludable y enriquecedora. Si tienes problemas sexuales, busca ayuda profesional.

Las disfunciones sexuales dañan la salud integral de las mujeres, su autoestima, provocan malestar emocional, afectan la vida de la pareja e incluso de la familia. No hay razón para dejar sin atender un problema sexual.

La Terapia Sexual

A grandes rasgos, la terapia sexual fue y sigue siendo el diagnóstico y tratamiento de las disrupciones en cualquiera las cuatro fases de la respuesta sexual humana, y/o el dolor durante las relaciones sexuales. Las disfunciones, pese a ocurrir independientemente unas de otras, en general tienden a aparecer asociadas.

Misofilia. Tratamiento por Sexologos Valencia

Helen Singer Kaplan, ha desarrollado una síntesis que incluye los enfoques de todas las corrientes psicológicas.

“Se trataría de aprovechar cualquier técnica en beneficio de la resolución satisfactoria de las disfunciones sexuales.”

En Terapia Sexual aún hoy se emplean los ejercicios elaborados por Masters y Johnson como el “método de la pinza”, (para la eyaculación precoz), como poderoso auxiliar para recuperar la confianza en la erección, así corno un auxiliar interesante en el restablecimiento de la comunicación sexual entre la pareja, y el tratamiento del vaginismo. Pero también se usan las técnicas gestálticas de Hartman y Fithian para la resolución de problemas que suponen una baja autoestima física y sexual, como “el espejo” o la “vagina quieta o tranquila”. Las técnicas de Moreno “psicodrama” o “role playing” son adecuadas para hacer vivir al otro miembro de la pareja la emoción que se está expresando.

La propia Dra. Kaplan lo expresa así “Hemos intentado elaborar un tratamiento (más) flexible, presidido por el principio de emplear procedimientos que no se hallen organizados de una manera rutinaria, sino que se utilizan al servicio de una estrategia terapéutica racional”.

Durante años, los sexólogos hemos venido ensayando con éxito las enseñanzas de la Dra. Kaplan, y hemos podido constatar que en la mayoría de los casos, las técnicas de Masters y Johnson se quedan cortas y es preciso emplear otro tipo de análisis complementarios.

Las “tareas” a realizar en casa son muy útiles no solo por la mejora conductual que supone, sino también por el sentimiento positivo que a los clientes les produce el estar participando activamente en su curación, además de ser un vehículo de comunicación.

Nuestra cultura, a diferencia de la Americana, es una cultura de sexo mudo, y la mayoría de las parejas sexuales no saben cómo comunicarse aunque lo deseen. En este sentido, el hecho de tener que hacer una sesión de placereado y luego contársela a el/los terapeutas, desarrolla comportamientos lingüísticos expresivos y potencia la desaparición de resistencias que a veces no son falta de afecto o de deseo, sino una mera incapacidad expresiva. Ciertos contenidos en los roles sexuales, también pueden expresarse en las sesiones de “tarea para casa” y constituyen un material de análisis muy rico, que sirve para ir restableciendo las bases emocionales necesarias para que el acto sexual se viva plenamente, como una relación placentera y “egoísta” y vayan desapareciendo las barreras que la cultura impone a los miembros de las parejas humanas y les impide vivir su sexualidad como un gozo, no como un deber hacia el otro, o como una obligación reproductora.

Más información…
[wd_contact_form id=”3″]