Disfunción Eréctil. Factores Psicológicos responsables

Factores psicológicos en la Disfunción Eréctil.

Toda disfunción eréctil, incluso las diagnosticadas claramente de causa orgánica, comparten componentes psicológicos. Es decir, de una u otra manera, los aspectos emocionales pueden predisponer, mantener o agravar los problemas de erección.

De manera general, la mayoría de las disfunciones eréctiles que aparecen por debajo de los 50 años se deben a causas de origen psicológico, mientras que a partir de esa edad, son provocadas por factores orgánicos con la implicación de aspectos también emocionales.

Una información y educación sexual inadecuada y basada en roles muy establecidos en los que el hombre siempre debe de estar preparado para el acto sexual en cualquier momento y con cualquier pareja, puede inducir a unas expectativas poco realistas y frustrantes. Por ejemplo, el cansancio o los problemas laborales pueden provocar la pérdida de la firmeza en la erección de manera puntual, o también no sentirse demasiado atraído por una pareja sexual ocasional.

La preocupación persistente por la calidad de la erección y el temor a fracasar puede generar tal ansiedad en el momento de la ejecución que inhibe o provoca la pérdida de la erección. Además esa necesidad de “control de la situación” desencadena la auto observación y evaluación constante de la propia respuesta sexual. Este llamado “rol del espectador” sitúa al hombre mentalmente fuera de la relación erótico-sexual y los estímulos externos se tornan insuficientes y provocan la disfunción.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la influencia de la relación de pareja, sobre todo si es estable: problemas de convivencia, escasa comunicación, falta de atracción entre los miembros, presencia de rutinas sexuales,… Si la pareja no es estable, pueden afectar el miedo al compromiso y a la intimidad, la falta de conocimiento sexual mutuo e incluso el miedo a un embarazo no deseado. En este apartado cabe resaltar algunos casos curiosos en los que el hombre puede tener problemas de erección selectivos: sí con la pareja estable y no con la pareja “extraoficial”, o al revés.

No hay que obviar tampoco la actitud excesivamente “altruista” de algunos hombres que están tan preocupados por complacer a la pareja que olvidan su propio deseo; tampoco a los que se sienten intimidados ante una pareja durante mucho tiempo deseada; ni a los que un estatus social o educativo más elevado de la pareja les provocan inseguridades en su rol psicosexual.

Otros factores psicológicos más profundos que pueden incidir en la consecución o el mantenimiento de la erección pueden ser: una experiencia sexual traumática durante la infancia, adolescencia o edad adulta; los trastornos mentales y los de personalidad.

Tratamientos para la Disfunción Eréctil o Impotencia.

Sabemos que las relaciones sexuales no se basan sólo en los genitales, pero también es un problema para muchos hombres el tener dificultades con la erección. Este artículo explica causas  y tratamientos.

Tan solo hace unos días que se han presentado los resultados del ATLAS de la disfunción eréctil en España, realizado por la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA). Este concluye que esta patología, podría afectar a un 18,9 por ciento de la población masculina de entre 25 y 70 años, y que está infradiagnosticada e infratratada.

La disfunción eréctil se produce cuando un varón no puede obtener o mantener una erección lo suficientemente para mantener relaciones sexuales. Las erecciones ocurren cuando hay un flujo de sangre en los vasos del pene. Cualquier cosa puede afectar a este flujo o al mantenimiento de la sangre en el pene, lo que puede llegar causar un problema de erección.

Estos cambios pueden ser causados ​​por medicamentos, que disminuyen la presión en sangre. También afectan algunas condiciones que pueden llevar a un estrechamiento de los vasos sanguíneos, tales como el colesterol alto, la diabetes o el tabaquismo. Para algunos hombres, la disfunción eréctil es el primer indicio de una enfermedad subyacente, como la diabetes o enfermedades del corazón, así que es importante informar a su médico para que pueda hacer las pruebas necesarias.

Aparte de la calidad del flujo de sangre, los problemas psicológicos también pueden tener un efecto significativo en la erección. Para algunos hombres, que la impotencia ya ha sido un problema, la ansiedad puede afectar de forma significativa haciendo que la situación empeore. Para otros, la depresión o la ansiedad, y los medicamentos que se utilizan para el tratamiento de estos problemas psicológicos pueden alterar la libido y la calidad de la erección.

El tratamiento siempre dependerá de cuál es la causa subyacente del problema. Así que, primero, se debe hacer un control para asegurar que la diabetes, el colesterol o las enfermedades del corazón no son parte de este problema. El médico también puede comprobar el nivel de testosterona para asegurarse de que está en el rango normal. Los hombres fumadores, deberían considerar la posibilidad de dejar de fumar, ya que no sólo mejorará sus posibilidades de fortalecer su erección, sino que protegerá el corazón y el cuerpo a largo plazo.

Una vez se eliminen estas causas el problema de erección desaparecerá, por tanto podemos considerar que normalmente los problemas de erección son temporales.

Disfunción Eréctil es un problema de Salud para la OMS

Para la OMS la Disfunción Eréctil es un problema de salud comparable a la artritis reumatoide o la angina de pecho.

La OMS reconoce a la Disfunción Eréctil como un problema de salud en el mismo grado de discapacidad y severidad que la infertilidad, la artritis reumatoide o la angina de pecho. La disfunción eréctil se define como la incapacidad persistente para conseguir y mantener una erección suficiente para la realización satisfactoria de la relación sexual.

Esta definición excluye por tanto a los trastornos del deseo sexual, de la eyaculación y del orgasmo. Quedan también excluidos de esta definición los fallos ocasionales de la erección que pueden ocurrir en determinadas situaciones y que no implican una alteración permanente de la erección.

Con el fin de descartar trastornos temporales, para su diagnóstico se considera que la duración del problema sea como mínimo de 3 meses, salvo en aquellos casos de disfunción eréctil secundaria a trauma o postquirúrgica o en la que el paciente lo viva de forma problemática. Por ello, la detección precoz de cualquier problema de salud sexual es de extraordinaria relevancia para así instaurar cuanto antes un tratamiento eficaz e individualizado para cada afectado.

Asimismo, es conveniente valorar si la disfunción eréctil se comporta como un síntoma centinela de otras enfermedades subyacentes importantes (como la diabetes mellitus, hipertensión arterial, cardiopatías, patologías neurológicas, cirugías prostáticas, etc.), y con una gran variedad de fármacos de frecuente utilización para el tratamiento de enfermedades muy comunes.

La disfunción eréctil  tiene una importante repercusión para la vida del varón afectado, así como para la de su pareja. No todo el mundo es consciente de que la salud sexual no sólo afecta a las relaciones de pareja, sino a muchas otras áreas de la salud y bienestar del paciente.

Muchas veces, la falta de información provoca un deterioro en la calidad de vida de los pacientes. Es conveniente recordar que la disfunción eréctil afecta al 52 por ciento de los hombres de entre 40 y 70 años y que en España, un 19 por ciento de hombres padece este problema. Un problema de salud en el que los profesionales farmacéuticos pueden colaborar muy activamente con el paciente aprovechando el clima de cercanía, confianza y asesoramiento sanitario que aporta la oficina de farmacia en su trabajo diario.

Anorgasmia Femenina. Tratamiento en Terapia Sexual

Evaluación y tratamiento de la anorgasmia femenina

En «The Second International Consultation on Sexual Medicine» se definió el trastorno del orgasmo o anorgasmia, como «a pesar de una adecuada excitación hay ausencia, notable disminución de la intensidad o retraso del orgasmo, con cualquier tipo de estimulación».

En una reciente revisión de 34 estudios, las cifras de anorgasmia oscilan entre el 20 y el 50%. En mujeres españolas se estima una incidencia de entre un 5 y un 40%, y después del deseo sexual hipoactivo es la segunda causa de consulta entre las pacientes que acuden al Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (IASP).

Pero, a pesar de la alta incidencia, no hay medidas farmacológicas específicas y se han usado con poco éxito la mirtazapina y la yohimbina, inhibidores de la fosfodiesterasa cinco y apomorfina. En los últimos años se ha prodigado mucho el uso de geles clitorídeos y del Eros device®.

Para Billups et al con el Eros® mejora el 42% de las mujeres que presentan alguna disfunción sexual; sin embargo, en el IASP sólo el 1,25% encontró satisfacción con el aparato.

En cuanto a los geles clitorídeos, como el Viacrem®, Donacreme®, etc., en el IASP se puso de manifiesto una eficacia del 6,25%.

En definitiva, no se dispone de ningún fármaco que haya demostrado ser claramente eficaz, como ocurre en la disfunción eréctil del varón, por lo que la estrategia terapéutica más efectiva en la actualidad sigue siendo la terapia sexual.

Qué es y qué Causa la Anorgasmia

La anorgasmia es la inhibición continua del orgasmo, se manifiesta por la ausencia del orgasmo tras una fase de excitación normal. Es, junto con la falta de deseo o frigidez, una de las disfunciones sexuales más comunes en la mujer.

Hay varios tipos de anorgasmia:

  • Anorgasmia primaria: la sufre quien nunca ha sentido un orgasmo, ni en pareja ni por masturbación.
  • Anorgasmia secundaria: la sufre quien, tras una época de haber tenido orgasmos, deja de experimentarlos.
  • Anorgasmia absoluta: cuando la mujer no es capaz de alcanzar el orgasmo mediante ningún procedimiento.
  • Anorgasmia relativa: cuando obtiene el orgasmo de una forma determinada (por ejemplo, solo con la masturbación).
  • Anorgasmia situacional: cuando puede alcanzar el orgasmo sólo en determinadas circunstancias específicas.

Sobre las causas, contarte que en un 95 % de los casos la anorgasmia tiene causas psicológicas, el 5 % restante puede deberse a la ingesta continuada de algun medicamento, un traumatismo o alguna enfermedad.

Las causas psicológicas pueden ser diversas como los condicionamientos culturales, traumas sexuales, factores interpersonales, falta de información sobre la sexualidad, estrés, angustia, temores, culpas, conflictos de pareja, etc.

Cuídate si Sufres de Anorgasmia

Si sufres de anorgasmia te estás perdiendo uno de los mejores momentos de la vida, el orgasmo es algo muy especial que no solo representa placer y satistacción, es una función más de nuestro cuerpo-mente y como tal es necesaria para una salud plena.

Aunque la anorgasmia no representa un problema directo para nuestra salud, las mujeres que la sufren pueden tener otro tipo de problemas relacionados con la ausencia del orgasmo:

  • Estrés, ansiedad o estados depresivos. El orgasmo es la mejor “pastilla” anti-estrés y anti-depresión.
  • Problemas de pareja. Una vida sexual plena es parte de una relación feliz y duradera.
  • Sobrepeso. En muchas ocasiones la ausencia del orgasmo hace que la comida sustituya al sexo.
  • Dolores menstruales y de cabeza. Las endorfinas que se liberan durante el orgasmo reducen estas dolencias.
  • Envejecimiento prematuro. El orgasmo estimula en la mujer una hormona capaz de rejuvenecer su aspecto.
  • Baja autoestima. La anorgasmia puede hacerte sentir mal contigo misma y generar dificultades con tu autoestima.
  • Emociones negativas. La falta de orgasmos genera sentimientos de enojo, rabia e insatisfacción hacia tu pareja.

Tratamiento para la anorgasmia

Ya te has puesto en marcha. Ahora, queremos decirte que puedes encontrar la solución. No permitas que tu relación de pareja ni tu autoestima se sigan viendo afectadas por esta causa.

En Sexólogos Valencia trabajamos desde una terapia cognitivo conductual y ecléctica, para que obtengas resultados lo antes posible. A lo largo de la terapia formaremos un equipo con una meta común: ayudarte a superar la anorgasmia.

¿Qué técnicas y métodos utilizamos?

  • Orientación sexual. Te ayudaremos a desterrar los mitos y las falsas creencias que afectan tu respuesta sexual y originan la anorgasmia. Para ello, nos basamos en información científica actualizada.
  • Psicoterapia individual. A través de la psicoterapia exploraremos las causas del problema, para poder erradicar de raíz los conflictos psicológicos que están alimentando la anorgasmia.
  • Terapia de pareja. Si la anorgasmia tiene su origen en un problema de pareja, es imprescindible solucionar esta dificultad, por lo que trabajaremos con ambos para fortalecer vuestra relación y solucionar los conflictos latentes.
  • Ejercicios de terapia sexual. La mayoría de las mujeres aprenden a experimentar el orgasmo a medida que prueban diferentes estimulaciones y conocen mejor su cuerpo. Por eso, te explicaremos ejercicios que te ayudarán a eliminar los condicionamientos sexuales que te impiden disfrutar al máximo del encuentro íntimo.

 Estos son los beneficios que conseguirás con nuestra terapia sexual:

  • Eliminar el sentimiento de culpabilidad y la vergüenza.
  • Alcanzar orgasmos placenteros y una mayor seguridad en tus relaciones sexuales.
  • Mejorar la relación de pareja y la comunicación.
  • Aumentar tu autoestima y el nivel de satisfacción en general.
  • Conocer mejor tu cuerpo y tu respuesta sexual.

Eyaculación masculina. Algo de información que deberías saber

Estar informado sobre la Eyaculación Masculina te ayuda en el tratamiento y prevención.

Fases de la Eyaculación en el varón.

La eyaculación consta de dos fases, una fase de emisión o acumulación del semen y la fase de expulsión por acción de los músculos de la zona perineal y de la pelvis.

En la primera fase de emisión de la eyaculación el esperma se desplaza desde los testículos a la próstata, donde se mezcla con el líquido seminal para transformarse en el semen, que abandona la próstata para ir a la uretra. Esta fase puede durar unos 5-20 segundos y suele ir acompañada de la sensación de la llegada de forma inminente e inevitable de la eyaculación.

La segunda parte de la eyaculación es la fase de expulsión que se caracteriza por una contracción intermitente de la base del pene que fuerza al semen a salir por la uretra. Esta fase dura unos 8-15 segundos y la erección desaparece posteriormente.

Ambas fases se dan de forma continua y sin interrupción. Las contracciones pueden ser muy placenteras y forman parte del orgasmo, aunque puede haber orgasmo sin eyaculación. Un orgasmo normal presenta unas 10-15 contracciones que al inicio se dan con un intervalo de 0,6 segundos y después se van espaciando en el tiempo.

Normalmente el semen se expulsa durante la primera o la segunda contracción de forma discontinua y rítmica. El primer impulso de semen sale a una velocidad mayor de 50 km/h, aunque los siguientes son algo más lentos.

Las alteraciones de la eyaculación pueden deberse a cambios en el ritmo, la duración, el volumen, el aspecto y la sensación placentera.

Tiempos y tipos de Eyaculación en el hombre

Por ejemplo, cuando hablamos de cambios en la duración puede tratarse de eyaculación precoz, si ésta se produce antes o en el primer minuto de la penetración, si no se consigue retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales y si provoca consecuencias negativas a nivel personal; o eyaculación retardada cuando se necesita estimulación durante mucho tiempo para conseguirla.

Cuando el semen sale sin fuerza se habla de eyaculación asténica o babeante. Si el volumen de semen es inferior a 2 ml se define como hipospermia. Una ausencia completa de eyaculado se conoce como aneyaculación y puede ir acompañada de anorgasmia o falta de orgasmo; y si hay aneyaculación retrógrada el semen pasa a la vejiga, y por tanto los espermatozoides se mezclan con la orina tras un orgasmo.

Puede haber orgasmo sin eyaculación, se conoce como orgasmo seco, que en la mayoría de los hombres jóvenes no es un problema y puede deberse a que se ha eyaculado varias veces y no queda fluido seminal, pero también puede ser una manifestación de la aneyaculación retrógrada.

Si la eyaculación no produce placer se trata de eyaculación insensible o anhedonia eyaculatoria. Por otro lado, la eyaculación refleja puede aparecer sin ningún control con una estimulación mínima de la zona genital. Si se produce una eyaculación dolorosa puede haber muchas razones, por lo que el médico debe identificar el foco para poder diagnosticar el problema.

Características del semen en la Eyaculación masculina

Respecto al color y el olor del semen, estos pueden variar, pero se recomienda consultar con el médico si éste tiene un color muy amarillo o verdoso, porque podría haber una infección de transmisión sexual.

Las causas de las alteraciones en la eyaculación son muy variadas, pueden ir desde una infección a causas más graves. Por tanto, si hay alguna sospecha de que la eyaculación no sigue un curso normal se debería consultar con un sexólogo para valorarlo adecuadamente.

Formulario de contacto:

Diagnóstico y Tipos de Eyaculación Precoz

Pautas que determinan el diagnóstico y los tipos de eyaculación precoz.

Estos son los 4 factores que se valoran para definir la eyaculación precoz: tiempo hasta la eyaculación (TLEI), capacidad para controlar la eyaculación, estrés ante las relaciones íntimas y problemas para relacionarse por miedo a mantener relaciones.

Para diagnosticar la eyaculación precoz el sexólogo o psicosexólogo se basa principalmente en la historia clínica y sexual del paciente. Para ello le preguntará por su estado de salud, tratamientos y hábitos (p. ej. consumo de drogas, tabaco, alcohol…), y necesitará conocer diferentes factores relacionados con su vida sexual como, por ejemplo, si le pasa desde siempre o más bien en momentos puntuales, entre otras cuestiones.

¿Qué es el tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal o TLEI?

De esta manera se define el tiempo que tarda un hombre en eyacular desde que empieza la penetración. Esta medida por sí sola no sirve para decidir si un hombre tiene o no eyaculación precoz, porque la sensación de control sobre la eyaculación también tiene un papel importante, pero se ha observado que el TLEI está muy relacionado con el nivel de satisfacción en las relaciones sexuales.

¿Cómo pueden evaluar en consulta la satisfacción con las relaciones, el miedo y el impacto en la calidad de vida?

Hay unos cuestionarios específicos que permiten al sexólogo conocer el grado de satisfacción sexual, control y angustia, aunque estos no se utilizan habitualmente en consulta.

¿Qué tipos de eyaculación precoz existen?

Se han definido cuatro tipos de eyaculación precoz:

  • Eyaculación precoz primaria o de por vida: se caracteriza por presentar problemas desde la primera relación sexual en todas o casi todas las veces y por un TLEI (tiempo hasta la eyaculación) menor de 1 minuto.
  • Eyaculación precoz secundaria o adquirida: en este caso las relaciones en el pasado transcurrían con normalidad y la eyaculación precoz aparece como consecuencia de un problema físico (como la prostatitis) o psicológico (estrés, problemas de pareja…). En este caso el TLEI es menor de 3 minutos.
  • Eyaculación precoz variable: este tipo se caracteriza porque de forma irregular e inconsistente se alternan periodos de eyaculación normal con otros de eyaculación rápida, por lo tanto, el TLEI puede ser normal o corto.
  • Eyaculación precoz subjetiva, en este caso hay una sensación subjetiva de eyaculación rápida aunque el TLEI es normal o incluso más duradero. Para tratarlo se recurre principalmente a terapia psicológica porque no hay una causa física que lo provoque.

Recordamos que lo ideal, si cree que puede padecer eyaculación precoz, es acudir a un especialista (psicosexólogo, sexólogo clínico, urólogo sexólogo, sexólogo andrólogo, …), ya que éste será la persona indicada para el tratamiento de esta dificultad.

Tan solo el 9% de los afectados por esta dificultad sexual acuden a un especialista en sexología o Sexólogo, y es aquí, en Sexólogos Valencia, donde se puede encontrar una solución para la eyaculación precoz.

¿Qué hacer ante un caso de eyaculación precoz?

Lo primero que hay que tener en cuenta ante una situación de eyaculación precoz es que, a día de hoy y gracias a los especialistas, existen soluciones para su tratamiento.

Es importante que, en el caso de que un hombre padezca eyaculación precoz acuda lo antes posible a un especialista, ya que, el hecho de no hacerlo, puede tener como consecuencia a largo plazo mayores problemas en la relación sexual y, por tanto, en la pareja.

Reconocer la situación

Más de un 20% de los hombres españoles padecen eyaculación precoz, por lo que, si tú formas parte de ese porcentaje, es importante que sepas que tu situación no es un caso aislado y que tiene solución.

También es importante saber que padecer eyaculación precoz es independiente a la edad del hombre; es decir, tener eyaculación precoz no depende de la edad que se tenga.

Hablar con tu pareja

La sinceridad y la confianza son la base de toda relación. Si tu pareja te quiere te apoyará ante esta situación y la entenderá. Por otro lado, a día de hoy existen una gran variedad de posibilidades y opciones para poder mantener relaciones sexuales satisfactorias sin necesidad de penetración.

Acudir al especialista

El especialista podrá ayudarnos a diagnosticar qué tipo de eyaculación precoz padecemos, primaria o secundaria; además de establecer el tratamiento más adecuado según nuestras características. A día de hoy podemos distinguir varios tipos: orales, tópicos, psicológicos y conductuales.

De entre todos los varones diagnosticados, tan sólo el 9% de ellos decide acudir al especialista en busca de ayuda debido a la vergüenza y a la inseguridad que les genera esta situación. Sin embargo, el hecho de no solicitar ayuda sólo tendrá consecuencias negativas para la pareja y para uno mismo, ya que la eyaculación precoz no es algo que se vaya a arreglar con el tiempo; todo lo contrario: la situación puede ir a peor. 

Cuidado con automedicarse

Es de vital importancia que seamos conscientes de los peligros que acarrea la automedicación para la salud. En el caso de que decidamos tomar algún fármaco que nos ayude a mejorar nuestra respuesta sexual debe ser siempre bajo prescripción médica y con el seguimiento de un profesional médico.

Puedes estar seguro de que si acudes a tu profesional buscando ayuda, éste se va a mostrar cercano y comprensivo dado la complejidad de la situación y sus consecuencias a nivel emocional. ¡No tengas miedo de consultar con tu Sexólogo!