Diagnóstico y Tipos de Eyaculación Precoz

Pautas que determinan el diagnóstico y los tipos de eyaculación precoz.

Estos son los 4 factores que se valoran para definir la eyaculación precoz: tiempo hasta la eyaculación (TLEI), capacidad para controlar la eyaculación, estrés ante las relaciones íntimas y problemas para relacionarse por miedo a mantener relaciones.

Para diagnosticar la eyaculación precoz el sexólogo o psicosexólogo se basa principalmente en la historia clínica y sexual del paciente. Para ello le preguntará por su estado de salud, tratamientos y hábitos (p. ej. consumo de drogas, tabaco, alcohol…), y necesitará conocer diferentes factores relacionados con su vida sexual como, por ejemplo, si le pasa desde siempre o más bien en momentos puntuales, entre otras cuestiones.

¿Qué es el tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal o TLEI?

De esta manera se define el tiempo que tarda un hombre en eyacular desde que empieza la penetración. Esta medida por sí sola no sirve para decidir si un hombre tiene o no eyaculación precoz, porque la sensación de control sobre la eyaculación también tiene un papel importante, pero se ha observado que el TLEI está muy relacionado con el nivel de satisfacción en las relaciones sexuales.

¿Cómo pueden evaluar en consulta la satisfacción con las relaciones, el miedo y el impacto en la calidad de vida?

Hay unos cuestionarios específicos que permiten al sexólogo conocer el grado de satisfacción sexual, control y angustia, aunque estos no se utilizan habitualmente en consulta.

¿Qué tipos de eyaculación precoz existen?

Se han definido cuatro tipos de eyaculación precoz:

  • Eyaculación precoz primaria o de por vida: se caracteriza por presentar problemas desde la primera relación sexual en todas o casi todas las veces y por un TLEI (tiempo hasta la eyaculación) menor de 1 minuto.
  • Eyaculación precoz secundaria o adquirida: en este caso las relaciones en el pasado transcurrían con normalidad y la eyaculación precoz aparece como consecuencia de un problema físico (como la prostatitis) o psicológico (estrés, problemas de pareja…). En este caso el TLEI es menor de 3 minutos.
  • Eyaculación precoz variable: este tipo se caracteriza porque de forma irregular e inconsistente se alternan periodos de eyaculación normal con otros de eyaculación rápida, por lo tanto, el TLEI puede ser normal o corto.
  • Eyaculación precoz subjetiva, en este caso hay una sensación subjetiva de eyaculación rápida aunque el TLEI es normal o incluso más duradero. Para tratarlo se recurre principalmente a terapia psicológica porque no hay una causa física que lo provoque.

Recordamos que lo ideal, si cree que puede padecer eyaculación precoz, es acudir a un especialista (psicosexólogo, sexólogo clínico, urólogo sexólogo, sexólogo andrólogo, …), ya que éste será la persona indicada para el tratamiento de esta dificultad.

Tan solo el 9% de los afectados por esta dificultad sexual acuden a un especialista en sexología o Sexólogo, y es aquí, en Sexólogos Valencia, donde se puede encontrar una solución para la eyaculación precoz.

¿Qué hacer ante un caso de eyaculación precoz?

Lo primero que hay que tener en cuenta ante una situación de eyaculación precoz es que, a día de hoy y gracias a los especialistas, existen soluciones para su tratamiento.

Es importante que, en el caso de que un hombre padezca eyaculación precoz acuda lo antes posible a un especialista, ya que, el hecho de no hacerlo, puede tener como consecuencia a largo plazo mayores problemas en la relación sexual y, por tanto, en la pareja.

Reconocer la situación

Más de un 20% de los hombres españoles padecen eyaculación precoz, por lo que, si tú formas parte de ese porcentaje, es importante que sepas que tu situación no es un caso aislado y que tiene solución.

También es importante saber que padecer eyaculación precoz es independiente a la edad del hombre; es decir, tener eyaculación precoz no depende de la edad que se tenga.

Hablar con tu pareja

La sinceridad y la confianza son la base de toda relación. Si tu pareja te quiere te apoyará ante esta situación y la entenderá. Por otro lado, a día de hoy existen una gran variedad de posibilidades y opciones para poder mantener relaciones sexuales satisfactorias sin necesidad de penetración.

Acudir al especialista

El especialista podrá ayudarnos a diagnosticar qué tipo de eyaculación precoz padecemos, primaria o secundaria; además de establecer el tratamiento más adecuado según nuestras características. A día de hoy podemos distinguir varios tipos: orales, tópicos, psicológicos y conductuales.

De entre todos los varones diagnosticados, tan sólo el 9% de ellos decide acudir al especialista en busca de ayuda debido a la vergüenza y a la inseguridad que les genera esta situación. Sin embargo, el hecho de no solicitar ayuda sólo tendrá consecuencias negativas para la pareja y para uno mismo, ya que la eyaculación precoz no es algo que se vaya a arreglar con el tiempo; todo lo contrario: la situación puede ir a peor. 

Cuidado con automedicarse

Es de vital importancia que seamos conscientes de los peligros que acarrea la automedicación para la salud. En el caso de que decidamos tomar algún fármaco que nos ayude a mejorar nuestra respuesta sexual debe ser siempre bajo prescripción médica y con el seguimiento de un profesional médico.

Puedes estar seguro de que si acudes a tu profesional buscando ayuda, éste se va a mostrar cercano y comprensivo dado la complejidad de la situación y sus consecuencias a nivel emocional. ¡No tengas miedo de consultar con tu Sexólogo!

La inteligencia sexual

La inteligencia sexual

Ser sexualmente inteligentes y acceder a una vida sexual satisfactoria no depende de aspectos como la apariencia física o habilidades de seducción extraordinarias. Todos podemos desarrollar las capacidades necesarias para disfrutar de una vida sexual plena.

Ya sea de manera consciente o inconsciente, buena parte de nuestra vida gira en torno al sexo y a adquirir estabilidad emocional en este terreno. Sin embargo, hay una gran cantidad de casos en los que la sexualidad se traduce en frustración e insatisfacción.

clinica

Cabe señalar que, en diferentes estudios realizados al respecto, la insatisfacción sexual por diferentes motivos supera el 60%. De este porcentaje, en un 50% de los casos, las relaciones sexuales se perciben como dolorosas y hay problemas de disfunción eréctil o eyaculación precoz en más de un 35%.

La ausencia de inteligencia sexual

Es importante destacar que la ausencia de inteligencia sexual, sexualidad inteligente obedece principalmente a la ignorancia y los prejuicios asociados con mitos populares o creencias religiosas. Por tanto, para corregir dichas deficiencias es necesario informarnos adecuadamente y de manera científica.

cerebroamor

Por ejemplo, la forma como se experimenta el orgasmo es diferente en hombres y mujeres, mientras que para los hombres finaliza con la eyaculación, para las mujeres continúa con el erotismo y las caricias tras finalizar el coito.

Muchas personas no conocen realmente su cuerpo. Puede que no tengan idea de cómo reacciona frente a determinados estímulos. Y, al mismo tiempo, experimentan bloqueos de pudor para explorarse a sí mismo.

Por tanto, es fundamental preguntarse acerca de qué nos gusta y qué nos molesta en las relaciones sexuales. Esto permitirá que se hagan visibles las fronteras de exploración y experimentación erótica.

También es importante que se incrementen las habilidades para comunicarle a nuestra pareja quiénes somos y qué queremos. La confianza y la buena comunicación son los pilares de la inteligencia sexual en pareja. Solo de esta manera se puede llegar a acuerdos comunes y vivencias concertadas.

La práctica de la sexualidad inteligente

Un elemento esencial para acceder a la inteligencia sexual eficaz, involucra la capacidad de conectarse con los demás. Hay que tener la disposición para desplegarse e interrelacionarse con otros. Esto incluye hablar de la vida sexual personal con la pareja, comprender y ampliar nuestro universo erótico. Hay que ser sinceros y mostrarnos realmente como somos sexualmente.

El órgano más importante en la inteligencia sexual es el cerebro. Por este motivo es importante ser creativos, apartarse de los modelos impuestos o excesivamente tradicionalistas y desnudar los cuerpos y los sentimientos para disfrutarse mutuamente el uno al otro.

Adicionalmente, se debe tener claro que las relaciones sexuales no deben traducirse en relaciones de poder.

cropped-IMG_01921.jpg

Es posible mejorar y dignificar nuestra inteligencia sexual, siempre que estemos dispuestos a aprender, a indagar sobre nuestros deseos y fantasías, a liberarnos de las taras que nos limitan como la desconfianza o la culpa.

La satisfacción en la sexualidad inteligente se consigue a partir de la elaboración de un manual construido entre dos. No se alcanza con el “todo vale”, ni siguiendo al pie de la letra las lecciones del Kama Sutra.

Esa necesidad última de equilibrio emocional solo es posible si se tramita por medio del respeto, la responsabilidad y la sensibilidad.

Las relaciones sexuales del pasado, pudieron ser experimentadas de manera negativa, sin embargo, no hay que dejarse arrastrar por las falsas creencias; hay que estar atentos a no confundir la sexualidad inteligente con un espacio de expresión de carencias.

El sexo es más saludable y placentero cuando hay amor. Y cuando se habla de amor en el sexo, no solamente se alude a la relación de pareja. También implica el amor propio, el amor por la vida y el amor por la raza humana.

Eyaculación Precoz

Qué es la Eyaculación Precoz

La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio; por tanto, es un trastorno de la fase del orgasmo durante la relación sexual. La gran mayoría de los hombres experimentaron una eyaculación precoz en algún punto de su vida sexual. Es el problema sexual más frecuente en hombres, afectando a entre el 25 y el 40 % de ellos. En los casos más graves, el hombre eyacula antes de la penetración de su pareja o segundos después de hacerlo.

El equipo de investigadores Masters y Johnson cita que un hombre sufre de eyaculación precoz si eyacula antes que su pareja logre un orgasmo en más del 50 % de sus relaciones sexuales. Otros sexólogos han definido a la eyaculación precoz cuando un hombre eyacula menos de dos minutos después de la penetración, aunque una encuesta hecha por Alfred Kinsey en los años 1950 demostró que 3/4 partes de todos los hombres eyaculan en menos de dos minutos después de la penetración, en más de la mitad de sus relaciones sexuales.

Hoy, la mayoría de los especialistas definen a la eyaculación precoz como la falta de control eyaculatorio a tal punto que interfiere con el bienestar sexual y emocional de uno o ambos amantes.